NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

11 de julio de 2009

Obama pide en Ghana respeto a la democracia y el fin de la corrupción en los países africanos

   ACCRA (AFP) — El presidente estadounidense, Barack Obama, pidió este sábado a los países de África que pongan fin a las prácticas antidemocráticas y a la corrupción, en un gran discurso en Accra, capital de Ghana, durante su primera visita como presidente al África subsahariana.

   "El desarrollo depende de una buena administración. Es un ingrediente que ha faltado durante mucho tiempo y en demasiados lugares", afirmó Obama en un discurso ante el Parlamento ghanés.

   Obama hizo hincapié en que la ayuda estadounidense al desarrollo en África estará ligada al respeto de las reglas democráticas. "Lo que haremos, será aumentar nuestra asistencia a los individuos y a las instituciones responsables, basando el esfuerzo en el respaldo a las reglas de buen gobierno", afirmó. "Debemos comenzar por un postulado simple: el futuro de África pertenece a los africanos", afirmó el presidente estadounidense.

Obama escucha el himno ghanés en el parlamento de Accra

   Obama señaló que África sigue siendo víctima de las guerras, de las enfermedades y del subdesarrollo económico, además de la corrupción y las prácticas antidemocráticas.

   Y aunque reconoció la responsabilidad del colonialismo, afirmó: "es fácil acusar a los demás (...) pero Occidente no es responsable de la destrucción de la economía zimbabuense en la última década, o de las guerras en las que se enrola a niños entre los combatientes".

   Obama también reclamó este sábado en Accra que ante crisis como el "genocidio" en Darfur o la expansión terrorista en Somalia exista una respuesta "mundial" pero que también se refuerce la capacidad de reacción africana. "Cuando se tiene un genocidio en curso en Darfur o terroristas en Somalia, no sólo se trata de problemas africanos; son desafíos lanzados a la seguridad internacional que reclaman una respuesta internacional", declaró en su discurso ante el Parlamento de Ghana.

   Pese a señalar que "África no es la caricatura de un continente en guerra", Obama reconocidó que "los conflictos forman parte de la vida de demasiados africanos".

   En cuanto a las crisis como Darfur y Somalia, el presidente estadounidense se mostró a favor de "favorecer la visión de una arquitectura regional de seguridad que sea fuerte y que pueda producir una fuerza transnacional eficaz cuando haga falta".

   En su discurso, Obama también prometió que Estados Unidos seguirá con su apoyo a la lucha contra las enfermedades en África, con el objetivo de erradicar la malaria, la tuberculosis y la polio. "Aún muere demasiada gente por enfermedades que no deberían ser mortales", dijo, pese a reconocer el logro de muchos avances en el terreno sanitario.

   El presidente estadounidense recordó los 63.000 millones de dólares dedicados por Washington a esa lucha y prometió proseguir con los esfuerzos de su antecesor, George W. Bush, en la lucha contra el sida".

   http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5hUhlmU2cVSdwiMRyFBz5GOVa7wSg

 

Obama fustiga la tiranía y corrupción en Africa

   ACCRA, Ghana (AP) - El presidente Barack Obama, quien dijo tener "la sangre de Africa dentro de mí", elogió y regañó al continente de sus antecesores el sábado al afirmar que las fuerzas de la tiranía y la corrupción deben ceder si Africa ha de encontrar un futuro mejor.

   El primer presidente negro estadounidense habló con una franqueza de la que acaso sólo podía hacer gala un miembro de la familia africana.

   "Ningún país creará riqueza si sus gobernantes explotan la economía para enriquecerse o si los narcotraficantes pueden comprar a la policía", afirmó.

Obama a su llegada a Accra  

   "Ninguna empresa quiere invertir en un lugar donde el gobierno se lleva el 20% de la ganancia o el jefe de la Aduana es corrupto. Nadie quiere vivir en una sociedad donde el imperio de la ley es avasallado por el imperio de la brutalidad y el soborno. Eso no es democracia, eso es tiranía y debe terminar ya".

   Añadió que "África no necesita caudillos fuertes sino instituciones fuertes".

   "Sí, ustedes pueden", dijo el mandatario de Estados Unidos, adaptando su conocida consigna de la campaña electoral a un auditorio extranjero.

   Frente al parlamento de Ghana, exhortó a las sociedades africanas a aprovechar las oportunidades para la paz, la democracia y prosperidad.

   "Este es un momento nuevo y prometedor", dijo. "Para realizar esa promesa, debemos ante todo reconocer una verdad fundamental a la que ustedes han dado vida en Ghana: el desarrollo depende del buen gobierno. Ese es el ingrediente que ha faltado en demasiados lugares por demasiado tiempo. Ese es el cambio que puede desencadenar el potencial de África".

   http://www.univision.com/contentroot/wirefeeds/50noticias/7993899.html

 

Moratinos pide más democracia al abandonar Guinea Ecuatorial (16h)

   "El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, concluyó hoy su visita a Guinea Ecuatorial con la petición al presidente Teodoro Obiang Nguema de que la nueva etapa abierta con España esté acompañada de más democracia y pluralismo político en la antigua colonia.

   Moratinos, en declaraciones a los periodistas en Bata, quiso enviar este mensaje a Obiang antes de regresar a Madrid después de tres días de estancia en el país junto con una delegación de parlamentarios y de empresarios.

   El responsable de la diplomacia española manifestó la necesidad de que en este país africano, donde gobierna Obiang desde 1979, haya más transparencia electoral y que el pluralismo político 'se amplíe al máximo' para que los partidos opositores puedan tener libertad de expresión y de participación en los comicios presidenciales previstos a final de año o principios de 2010.

   'Todos estos mensajes han sido trasladados, pero no nos quedamos simplemente con el mensaje, sino con el compromiso de hacer un seguimiento para que todos ellos vayan avanzando, con respeto a las autoridades guineanas y al mismo tiempo', explicó.

   Moratinos expuso estas conclusiones después de reunirse con los representantes del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE) de Obiang, que acapara 99 de los cien escaños de la Cámara de Representantes del Pueblo.

   El jefe de la diplomacia española animó a las autoridades ecuatoguineanas a encajar de forma 'constructiva' las críticas sobre la vulneración de derechos humanos o de déficit democrático para contribuir así a una mayor comprensión entre ambos pueblos.

   'El Gobierno de Guinea Ecuatorial ha trasladado su voluntad de punto y aparte, de borrón y cuenta nueva, de encuentro, de inicio de una nueva etapa y de voluntad de diálogo y entendimiento. Con eso nos tenemos que quedar', dijo en referencia a la relación bilateral.

   Respecto a la posibilidad de que el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, visite Guinea Ecuatorial en los próximos meses, como le ha pedido Obiang, Moratinos indicó que tendrá lugar 'cuando las condiciones, las circunstancias políticas y diplomáticas y el calendario lo permitan'.

   'Pero hay voluntad para que venga. Este Gobierno ha prestado máxima atención a Guinea Ecuatorial, mucho más que otros gobiernos', recordó Moratinos.

   En su opinión, esta visita sería 'beneficiosa para todas las partes', aunque añadió que 'hay que prepararla bien' con el fin de que se pueda realizar 'lo más rápidamente posible'.

   El ministro de Asuntos Exteriores también valoró que las empresas españolas vayan a tener ahora más oportunidades de invertir en la antigua colonia en sectores como el de los hidrocarburos, la construcción o el turismo.

   'Todos los objetivos de la visita se han cumplido, aunque no significa que todos los problemas estén resueltos', resumió.

   Moratinos volvió a reconocer la figura del veterano senador del Partido Popular (PP) Manuel Fraga, quien ha regresado con él a Guinea Ecuatorial después de que firmara la independencia del país en 1968, poniendo fin a dos siglos como colonia española.

   El ministro discrepó con aquellos que han considerado exagerado este homenaje, en alusión a algunos parlamentarios nacionalistas que han integrado la delegación oficial, compuesta por diputados y senadores del arco parlamentario español.

   '(Fraga) Se merece el reconocimiento. Es la historia, es la realidad. Hoy no habría una Guinea Ecuatorial independiente si no se hubiese firmado en su día hace 41 años ese acta', comentó Moratinos, quien destacó el esfuerzo personal hecho por el senador del PP por los problemas físicos que sufre a sus 86 años.

   Insistió en que cualquier crítica a este homenaje 'está fuera de lugar', porque -apostilló- también se reconoce la figura de los 'padres de la Constitución' española de 1978.

   'Lo que no se entendería es que no le hubiéramos prestado atención. Ha tenido el protagonismo que se merecía', concluyó Moratinos.

   Fuente: Agencia EFE, 11 de julio 2009 (13h 32m)

 

Obiang exige una relación preferente con España que le de cobertura internacional y no ponga en cuestión los aspectos impresentables de su régimen

   La agencia Europa Press ha transmitido desde Bata el siguiente despacho firmado por su enviada especial Beatriz Fernandez: "El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, ha invitado hoy al jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, a que visite la ex colonia española "antes de finales de año" porque está "mal" y es "absurdo" que haya viajado antes a otros países africanos como Nigeria y Togo, en alusión a un reciente desplazamiento del líder socialista a estas naciones.

   Obiang concedió esta tarde en la capital económica del país, Bata, en la región continental, una inusual rueda de prensa para los medios de comunicación españoles que han acompañado al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, en su tercera visita a la República africana.

   Durante casi una hora de comparecencia, Obiang ha avanzado que las próximas elecciones presidenciales tendrán lugar entre finales de este año y principios del siguiente, ha negado que él pretenda aferrarse al poder, pero señaló que si su partido le elige como candidato, él no va a renunciar.

   En referencia a los próximos comicios, se mostró favorable a conceder visados a la prensa española para que acuda a cubrirlos y explicó que en las pasadas elecciones estos visados no se concedieron en represalia por el malestar que causó en el pueblo ecuatoguineano el tratamiento que recibió en los medios de comunicación españoles y ciertos sectores políticos durante su última visita a España, donde a última hora se canceló una visita suya al Congreso.

   También rechazó las acusaciones que pesan sobre él sobre blanqueo de dinero y, preguntado por las bolsas de pobreza en su país, se mostró en contra de repartir entre la población el dinero que ingresa el Gobierno procedente del petróleo como si fueran "regalos".

   Poco después de proponer "borrón y cuenta nueva" en las relaciones con España, el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, quiso dejar claras algunas cuestiones, como los intentos golpistas urdidos desde España o el "juego sucio" de la prensa española en general.

   Obiang se explayó a la hora de juzgar la intrahistoria de los vínculos entre ambos países. Aunque la rueda de prensa tenía un cuestionario de una decena de preguntas cerrado un día antes, su "Excelencia" dejó el guión a un lado y se expuso a todas las inquietudes de los informadores.

   "¿Es Guinea Ecuatorial una verdadera democracia?", comenzó la rueda de prensa, en la que se le preguntó durante una hora sobre su sucesión, las querellas que pesan contra él por corrupción, o si se tortura en su país. Sin perder la compostura e incorporado en el sillón donde rezaba el lema del país: "unidad, paz y justicia", Obiang habló con detalle sobre la relación con la antigua metrópoli. "Los guineanos no sabemos por qué España está ausente de Guinea Ecuatorial. Parece que España no ha tenido fe en las relaciones. La pregunta hay que hacerla a la clase política española", argumentó Obiang.

   En su opinión, desde 2004, ha habido una "injerencia manifiesta de algunos políticos españoles". Aunque evitó "meter el dedo en la llaga", habló de las "tentativas mercenarias" gestadas en Madrid "bajo el patrocinio de algunos políticos". "¿Eso no es una injerencia? En el momento en que unos políticos preparan la invasión mercenaria para terminar con un Gobierno, eso está mal", se respondió.

   Dijo aceptar la crítica, porque "soy amante de la crítica", pero sentenció: "Lo que no acepto es la violencia".

   Sobre los medios españoles, se extendió sin cortapisas: "En las últimas cuatro décadas, la prensa española ha jugado un rol negativo en relación con Guinea Ecuatorial. Ha utilizado una apología para defender intereses ocultos".

   Recordó lo "hostil" que fue el trato cuando estuvo en España en 2006 y se boicoteó su visita al Congreso. "(Los medios) Jugaron muy mal, suciamente, cuando el Gobierno español me recibió muy bien y me dejó muy contento".

   Obiang confió en que a partir de ahora, los periodistas españoles tengan un papel "más positivo", digan la verdad y ayuden a normalizar las relaciones. "Si sigue la misma actitud negativa, no sé que va a resultar", apostilló.

   Confesó que lo que menos le molesta es que le tilden de "dictador". "Soy un dictador, presumo de que soy un dictador, porque dictador es el que dicta las normas. ¿Qué dirigente de país no es un dictador?", se preguntó.

   También tuvo un recado para las empresas españolas, a las que ahora promete concesiones. De ellas, recordó que fueron, junto con las francesas, las primeras en buscar el petróleo que ahora mana a espuertas, pero se marcharon despreciando las oportunidades que había, dejando paso a Estados Unidos.

   Según su teoría, los franceses "engañaron" a los españoles y les hicieron ver que no era rentable seguir sondeando. "Estamos dispuestos a dar concesiones, pero parece que no les interesa. No es cuestión nuestra, la pregunta se tiene que hacer a la parte española", apuntó.

   Ante su propio retrato de los años en los que derrocó a su tío, Francisco Macías, en 1979, repasó otros temas, como el de las violaciones de los derechos humanos.

   Perjuró que "no hay absolutamente nada de eso", aunque sobre los malos tratos y entre risas de su comitiva, dejó una puerta abierta: "no hay ninguna tortura prácticamente".

   Dijo no inquietarle las denuncias judiciales que pesan sobre él en Francia y España por malversación de fondos, porque, según él, todo su dinero está en Guinea Ecuatorial.

   Acerca de las desigualdades sociales, reconoció que a su país le sobra el dinero gracias al petróleo, "pero el dinero no se puede repartir como se reparten los regalos de Navidad". "La gente está viviendo muy bien y está contenta. Aquí no se nota ningún efecto de la crisis", resumió el mandatario, de 67 años.

   A su entender, el problema en Guinea son los "holgazanes" que no quieren trabajar, y a ellos, "no se les puede dar dinero porque si no se habitúan a vivir de esa manera (...) Tienen que sudar un poco", les advirtió.

   Una vez contestadas todas las preguntas, Obiang dio por cerrado el acto con amabilidad: "Lo han disfrutado. Espero que los progresos de Guinea Ecuatorial salgan en las páginas".

   El diario ABC publica hoy la crónica siguiente remitida desde Bata por su enviado especial Alfonso Armada y que se titula Obiang pide a España que actúe como un buen padre con su hijo descarriado: "El surrealismo, la memoria y los mitos clásicos son moneda de curso legal en Guinea Ecuatorial que ayer vivió una jornada cargada de electricidad, grandes discursos y promesas de un nuevo amanecer de relaciones entre la antigua colonia española y la ex metrópoli. En el marco inenarrable del Palacio África, residencia del presidente Teodoro Obiang en Bata (el antiguo Río Muni de la colonia), construido por una empresa francesa experta en delirios africanos, sirvió para que ante el ministro español Miguel Ángel Moratinos y el senador Manuel Fraga se restañaran viejas heridas freudianas.

   «Si el distanciamiento ha sido fruto de una penalización, un buen padre siempre sabe perdonar a un hijo desobediente y descarriado. Pero hay que hacer borrón y cuenta nueva». Fue al término de una comida con ribetes de boda de nuevos ricos cuando Obiang, sentado a la mesa presidencial con Moratinos y Fraga condecorados con la banda tricolor y la medalla de la Independencia, cuando el dictador se quejó del «inexplicable impás» en las relaciones y anunció a los empresarios, parlamentarios y periodistas que acompañan a Moratinos en la visita que hoy acaba que tenían «las puertas abiertas».

«Progresos»

   Moratinos tomó la palabra para celebrar los «progresos» que ha hecho el país y proponer con gran prosopopeya «la voluntad de reencuentro, relanzamiento y profundización» de unas relaciones que a partir de ahora deben pasar a «otro nivel, no de padre e hijo, sino de hermanos, de iguales», momento que aprovecharon ministros, familiares, paniaguados y algunos invitados para aplaudir.

   En una recepción a la que sólo asistieron algunos ojos electrónicos, un cada vez más demacrado Manuel Fraga se abrazó al dictador diciéndole: «Vengo aquí con el único objetivo de decirte: esto está consolidado, es maravilloso, tengo una gran alegría de estar aquí. He visto muchas cosas nuevas, he visto grandes autopistas». Obiang le dio efusivamente las gracias y le rogó: «Ahora tú tienes que contar por ahí lo que estamos haciendo porque esta es tu Guinea», a lo que replicó el que como ministro de Información y Turismo de Franco firmó hace 41 años el acta de independencia en Malabo: «Esta es la Guinea de todos».

   En un salón de palacio enjaezado con dudoso gusto, Obiang encajó con elegancia y sin perder los nervios el fuego graneado de la prensa española. Tras treinta años de mandato, Obiang dijo que «volverá a ser candidato» en diciembre si «el pueblo y el partido» se lo piden, proclamó que él no es un dictador («aunque yo presumo de que me llamen dictador, porque es el que dicta las normas») y que Guinea era «una democracia plena», pese a que la leve apertura iniciada con el cambio de siglo ha visto cómo la oposición perdía las 30 alcaldías que controlaba y los diputados en el Parlamento pasaban de 11 sobre 80 a uno sobre 100. Obiang desmintió que en su país hubiera violaciones de los derechos humanos («no hay prácticamente ninguna tortura»), y que «es muy difícil el reparto de los recursos» y terminó preguntándose por qué Zapatero ha visitado recientemente un país anglófono (Nigeria) y y otro francófono (Togo) y no Guinea.

   Moratinos lleva una invitación para que el presidente del gobierno español demuestre con los hechos que de padre a hijo se ha pasado a una relación de hermanos".

   Publico incluye en su número de hoy la crónica de su enviado a Bata Pere Rusiñol titulada Moratinos promete tratar a Guinea como un "hermano". "Aquí no se tortura practicamente", asegura el presidente Teodoro Obiang: "La política de Estado de España ante Guinea Ecuatorial podría resumirse así: el dictador Teodoro Obiang abrazado al ex ministro franquista Manuel Fraga en el palacio presidencial ante la mirada satisfecha de Miguel Ángel Moratinos.

   Naturalmente, también existe otra posibilidad, más ajustada a la versión oficial: España logró hoy abrir una nueva etapa en Guinea Ecuatorial, la pujante ex colonia que gracias al boom petrolero crece a un ritmo del 15% anual, los empresarios españoles han dado un pasito para entrar en este mercado y España ha recuperado algo de influencia que le permitirá en un futuro empujar hacia la democratización.

Moratinos y Pastor Micha pasan revista a las tropas en el aeropuerto de Malabo (9 de julio)

   Ambos escenarios son ciertos y sucedieron ayer simultáneamente en Bata, la capital continental de Guinea Ecuatorial, donde hoy concluye una ambiciosa visita oficial encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que ha viajado acompañado por una treintena de empresarios y representantes de todos los partidos, salvo IU.

   La "nueva etapa" fue sellada con un brindis entre Moratinos y Obiang en el palacio presidencial en Bata tras un ágape con toda la delegación, amenizado por canciones cuya letra ensalzan a Obiang y le prometen lealtad. Ambas partes las autoridades de España y de Guinea Ecuatorial solemnizaron que, efectivamente, se trata de un momento "histórico" en el que ambosquieren volver a empezar de nuevo y dejar de darse la espalda.

Un metafórico Obiang

   Obiang utilizó la metáfora del reencuentro entre el padre y un hijo desobediente y descarriado, sin que quedara claro quién había desobedecido a quién. Y Moratinos matizó que, en realidad, lo ideal era verse como "hermanos" y prometió el "respeto" del Gobierno español hacia Guinea Ecuatorial, que calificó como "un modelo para África".

   Que la visita es histórica y no mera cháchara lo quiso demostrar el propio Obiang con un gesto insólito, sin precedentes en su gestión: reunió a toda la prensa española, a la que percibe como hostil, y se sometió a un interrogatorio de 50 minutos en una sala del mismo palacio. Sus colaboradores quisieron controlar de forma férrea el cuestionario, pero Obiang aceptó entre sonrisas todo tipo de preguntas: sobre el petróleo, sobre los derechos humanos, sobre la corrupción. Sobre todo.

Derechos humanos

   Visiblemente relajado, el presidente se definió como "dictador" en la medida en que "dicta las normas", pero aseguró que su régimen es completamente democrático, que reparte la riqueza del petróleo "salvo entre los holgazanes", precisó, negó cualquier corrupción o atropello de los derechos humanos "aquí no se tortura prácticamente" y puso mucho énfasis en que "no entiende" por qué las empresas españolas no están más presentes.

   Obiang se mostró satisfecho del trato que le dan las autoridades españolas, desde el Gobierno hasta la oposición, pasando por el Rey, y sólo se quejó de la prensa, pese a lo cual prometió otorgar acreditaciones para que puedan informar sobre los comicios presidenciales de finales de año, a los que volverá a presentarse. Para sellar definitivamente esta "nueva etapa", Obiang hizo una petición concreta a Moratinos: quiere que José Luis Rodríguez Zapatero visite el país antes de que acabe el año".  

 

Guinea Ecuatorial no estará en la próxima Cumbre Iberoamericana

   "Aunque el tema ha sido tratado en el encuentro de este viernes entre Miguel Ángel Moratinos y el presidente guineano Teodoro Obiang Nguema, Guinea no estará en la próxima Cumbre Iberoamericana que se celebrará a finales del mes de octubre en Estoril, Portugal. Hasta ahora, los países de América Latina y Central, además de Portugal, España y Andorra, forman parte de estas Cumbres Iberoamericanas alentadas y, en buena parte, financiadas por España. Guinea quiere integrarse en estas cumbres y España también lo pretende pero hay reticencias en algunos países latinoamericanos y en la propia Secretaría General Iberoamericana que dirige el uruguayo Enrique Iglesias".

   http://www.diariocritico.com/2009/Julio/exclusivo/161537/cumbre-iberoamericana-guinea-ecuatorial.html  

 

Sobre elecciones, protagonismos y otras cosas

   "BATA (GUINEA ECUATORIAL), 10, (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández). El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, ha defendido hoy el protagonismo otorgado al presidente honorífico y senador del PP, Manuel Fraga, durante la visita oficial de tres días que termina este sábado en Guinea Ecuatorial, cuya acta de independencia firmó Fraga hace 41 años en representación del régimen de Franco.

   En declaraciones a los medios de comunicación para hacer una valoración de esta visita, la tercera que realiza a la ex colonia, Moratinos salió así al paso de las críticas que ha efectuado el senador de la Entesa Miquel Bofill (ERC), integrado en la delegación parlamentaria que acompaña al jefe de la Diplomacia, sobre el "excesivo" protagonismo que a su juicio se le ha dado a Fraga.

   Tras destacar el "esfuerzo personal" que ha hecho el senador en esta visita, Moratinos subrayó que Guinea Ecuatorial es hoy un país soberano gracias a que Fraga firmó el acta de independencia, por lo que defendió el "protagonismo y homenaje" que se le debe hacer por ese capítulo de la historia, porque, argumentó, hay que reconocer "a cada personalidad política su contribución".

   "¿No se reconoce a los padres de la Constitución española?¿Por qué no vamos a hacerlo con Fraga, con el esfuerzo que ha hecho de venir en esta delegación y con la contribución que ha tenido en la independencia de Guinea Ecuatorial? Lo que no se entendería es que no le hubiésemos prestado atención", señaló.

  Tras valorar el "protagonismo" que han tenido todos los componentes de la delegación, desde políticos, empresarios hasta medios de comunicación durante las tres jornadas del viaje, Moratinos dio por "cumplidos" los tres objetivos que perseguía con esta visita.

PREPARACIÓN DE LAS PRÓXIMAS PRESIDENCIALES

   El ministro se mostró confiado en que España y Guinea Ecuatorial abran desde ahora una "nueva etapa de reencuentro" y en que los mensajes trasladados a nivel político sobre la necesidad de avanzar hacia la democratización del país "puedan ayudar a mejorar el sistema electoral" y a preparar adecuadamente futuras elecciones presidenciales.

   En concreto, señaló que ha pedido a las autoridades ecuatoguineanas que el Comité Electoral Central elabore un censo "transparente y plenamente garantista" de cara a las próximas presidenciales, previstas para finales de este año o principios del siguiente. También les ha reclamado que otorguen a los partidos políticos "todos los medios de libertad de expresión" y que se "amplíe lo máximo el pluralismo político".

   El ministro remarcó que también los empresarios que le acompañan en la delegación han reconocido la "utilidad" del viaje para que se abra una "cartera de oportunidades" en los sectores de la energía, las infraestructuras y el turismo. Recordó además que con motivo de la visita ambos gobiernos han firmado un acuerdo para la protección y promoción de las inversiones y que la empresa de suministros farmacéuticos Agem ha cerrado un contrato para proveer tres bancos de sangre.

   Además, se ha sellado la XI Comisión Mixta de Cooperación que sentará las bases de esta colaboración hasta 2012 y que se centrará en la educación y en la formación de personal sanitario. Durante la visita, se ha hecho una entrega simbólica de parte de los libros de texto de primaria que se emplearán en los colegios ecuatoguineanos y que se han editado en España.

   Por último, Moratinos consideró que su visita también ha servido para mejor la "información sobre el terreno" que los españoles tienen sobre Guinea y ha destacado que las autoridades ecuatoguineanas han hecho un "esfuerzo de mayor transparencia y de mayor libertad de información".

   Aunque el ministro no lo mencionó, se refería a la rueda de prensa que el presidente Teodoro Obiang ofreció durante una hora a los medios de comunicación españoles que han acompañado al ministro en esta visita y que pudieron entrevistar también al líder de la oposición Plácido Micó.

   A partir de esta visita, advirtió el ministro, habrá que seguir manteniendo el intercambio de visitas para "mantener engrasada" la relación. Después de que Obiang haya invitado a Zapatero a visitar Guinea "antes de finales de año", Moratinos ha indicado que la visita del presidente se producirá "cuando las condiciones políticas y diplomáticas" lo permitan, aunque señaló que hay "voluntad" para hacer realidad este desplazamiento.

   Ayer, Obiang consideró que está "mal" y es "absurdo" que Zapatero haya visitado antes países anglófonos y francófonos como Nigeria y Togo que la única nación de habla hispana de África".
 

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

Índice Noticias