HISTORIA DE GUINEA

 
   

 

 

 

 

 

ACTA DE LA QUINTA SESIÓN DE LA COMISIÓN POLÍTICA

 

           En Madrid a ocho de noviembre de mil novecientos sesenta y siete, en el Salón de Embajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores, se reúne la Comisión Política de la Conferencia Constitucional de Guinea Ecuatorial bajo la Presidencia del Excmo. Señor Don Ramón Sedó Gómez, Subsecretario de Política Exterior, Vicepresidente de la Conferencia y Presidente de esta Comisión. Al acto asisten el Excmo Señor don Gabriel Mañueco de Lecea, Director General de Asuntos de África y Mundo Árabe, el Excmo. Señor Don Gabriel Cañadas y Nouvilas, Secretario General de la Conferencia, y los miembros de las Delegaciones del Gobierno español y de la Guinea Ecuatorial. Actúa como Secretario el de la Comisión, Iltmo. Señor Don Eduardo de Zulueta y Dato.

A las diecinueve horas y cinco minutos el señor Presidente abre la sesión.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Tiene la palabra don Pastor Torao Sikara (MONALIGE)."

EL SEÑOR TORAO SIKARA (D. Pastor):

"Excmo. Señor Presidente, Excmos. Señores:

Debo dar comienzo a esta mi intervención agradeciendo al Gobierno de España la oportunidad que ha deparado al Pueblo de la Guinea Ecuatorial para que, previas nuestras sugerencias, pueda sustanciar los deseos por él sentidos respecto a su futuro como Entidad política libremente responsable.

Este turno informativo lo hace PASTOR TORAO SIKARA, quién, utilizando la terminología últimamente puesta de moda en Guinea, es BUBI CIEN POR CIEN, es decir, BUBI DE PURA CEPA Esta observación es importante. Milito en el Partido denominado "Movimiento de Liberación Nacional de Guinea Ecuatorial en siglas, M.O.N.A.L.I.G.E., partido que ha reclamado desde el principio de su constitución la independencia del país.  Soy Presidente del mismo, y, en las pasadas elecciones para  la formación del Gobierno Autónomo de la Guinea Ecuatorial, obtuve el mayor número de votos registrados por el tercio de Cabezas de Familia. No obstante este hecho, y por habérseme cerrado el camino a otros cargos, he quedado como Concejal del Ayuntamiento de Santa Isabel; desempeño también la Presidencia de la Junta Vecinal del poblado de Santiago de Baney uno de los más importantes en razón a su población y autoctonía, desde el año 1960.

Todos estos títulos y antecedentes me otorgan la capacidad y representatividad necesarias para proceder a la declaración que voy a formular en nombre, particularmente, del Pueblo Bubi y, con carácter general, como Presidente General del citado Movimiento de Liberación Nacional. En el del pueblo bubi porque, aparte de mi origen, me refrendó para el cargo que ocupo de Concejal del Ayuntamiento; y en el del Movimiento, al cual están afiliados más del noventa por ciento de la población de Guinea, por ser su Presidente.

Toda declaración política mía ha de limitarse a reiterar la actitud de este Movimiento en tantas otras ocasiones anteriores, cual es la de solicitar la INDEPENDENCIA TOTAL de la Guinea Ecuatorial española. Así se pronunció este Pue­blo y Movimiento ante la Subcomisión del Comité de los Veinticuatro de la ONU, que a invitación de España visitó la Guinea el pasado año. Cito textualmente algunas de ellas copiadas del informe oficial de dicho Comité:

“”En estas peticiones los dirigentes del MONALIGE declararon que consideraban la independencia como el mejor medio  de solucionar los problemas de la Guinea Ecuatorial, tanto  los de índole institucional como los económicos y sociales.  También reiteraron su petición anterior de que se fijara la  fecha de la independencia antes de expirar el mandato de la Administración actual. A su juicio, la fijación de la fecha  de la independencia se justificaba por el estado de madurez política del territorio. Además, la posición económica del  territorio que España había señalado en reiteradas ocasiones, le daba mayor derecho a la independencia que a muchos otros países que habían llegado a la independencia en circunstan­cias menos favorables.

A este respecto recordaron que en un discurso pronunciado el 31 de diciembre de 1965 el Jefe del Estado Español había manifestado su firme voluntad de seguir promoviendo sin retrasos ni vacilaciones el proceso del pueblo, de Guinea Ecuatorial, a fin de que estuviera plenamente preparado para enfrentarse con el futuro. En el mismo discurso, el Jefe del Estado había declarado que, en todo caso, España defendería su voluntad de libre decisión. En una declaración que hizo en Argel el 20 de junio de 1966, el Presidente del Consejo de Gobierno había dicho que, según las informaciones oficiales de que disponía, era deseo expreso y formal del Gobierno español "que Guinea Ecuatorial escoja cuando quiera su pro­pio camino político, es decir la INDEPENDENCIA TOTAL"”.

En otra parte del mencionado informe oficial se dice:

" El 19 de agosto de 1966 un grupo de peticionarios afiliados al MONALIGE, dirigidos por un Abogado, el señor Tomás Alfredo King se dirigió al Subcomité en Santa Isabel. Tras  una descripción de la composición étnica del territorio, los peticionarios informaron .al Subcomité de que el MONALIGE, que habla sido fundado 20 años atrás, representaba a todos los grupos étnicos del territorio y estaba luchando por la libertad y bienestar, del pueblo ..."."En conclusión, informaron al Subcomité de que el pueblo apoyaba unánimemente la petición de la independencia inmediata formulada por el MONALIGE””.

         Y más adelante: ""el 20 de agosto de 1966 el Subcomité  celebró una reunión-con el mismo grupo de peticionarios. El señor Alfredo King informó al Subcomité de que el MONALIGE tenía un objetivo definido, a saber, la independencia inmediata."".

Hasta aquí, señores, los textos.

Así pues, no tengo otra disyuntiva por obligación y propio convencimiento que la de formular, de nuevo, y de un modo solemne ante esta Conferencia Constitucional, los reiterados deseos sentidos por el Pueblo de la Guinea Ecuatorial que no son otros que la de acceder a la INDEPENDENCIA, como Entidad única, para lo cual se deberá fijar, con la brevedad posible, la fecha de la misma, que rogamos no se posponga al día 15 de                julio de 1968.

Aportando datos generales de los que fueron los Territorios Españoles del Golfo de Guinea y actualmente Región Autónoma Ecuatorial, utilizaré los que la propia Conferencia que nos congrega ha facilitado.

Nuestra Entidad territorial de una extensión de 28.051 kms.2, alberga una población que se acerca a los 250.000 habitantes. Su ámbito territorial, separado geográficamente, posee dos capitalidades: Santa Isabel y Bata, la primera de las cuales es considerada, de siempre, como la capital de todo el territorio. Si bien estos datos muestran cifras exiguas, consideradas relativamente, ello no demuestra que el potencial humano, económico y estructural que posee vayan a ser obstáculo para la constitución de una nacionalidad libre y responsable. No, señores. Nuestros territorios, Vuestras Excelencias lo saben perfectamente, cuenta con instalaciones de todo género:  viarias, administrativas, culturales y de todo orden que les coloca en situación privilegiada dentro del área aplicada a que pertenecen.

Nuestro nivel medio de vida, nuestra situación cultural y sanitaria, fundamento de toda viabilidad es reconocida y admirada por todos. Y esto aparte de otras circunstancias, también importantes, nos dan la certeza de emprender el camino de nuestra propia vida bajo buenos auspicios.

Si bien se ha querido llevar al ánimo de los señores aquí congregados, en otras ocasiones, que la composición étnica del territorio ofrece graves dificultades para la unión deseada, son estos argumentos faltos de base y sinceridad.

La realidad de que la población de Fernando Poo y Río Muni esté integrada por grupos étnicos bien definidos, no es sustancial para el caso.

Refiriéndonos a la primera de estas provincias, podríamos clasificar sus efectivos demográficos del siguiente modo:

a)                        población autóctona, integrada por bubis cien por cien en una gran mayoría; fernandinos, más de 3000, elemento no cien por cien, según esa denominación característica; annoboneses de origen entrañable por ser oriundos del único pedazo de tierra guineana situado en el hemisferio Sur, orgullo por eso, de España.

 

b)                        extranjeros, unos 60.000, procedentes de Nigeria en su mayoría, sobre los que pesa el trabajo de explotación de dicho territorio, pero éste es un núcleo de población no arraigado.

 

c)                       Población no autóctona: constituida en primer lugar por la blanca, europea, española principalmente, llegada a aquellos territorios, donde se asentaron por razones históricas de desarrollo y de necesidad colonizadora y de la cual hemos recibido, como vehículo de convivencia, la religión, las costumbres    el derecho no consuetudinario, y la lengua que nos une estrechamente, por encima de cualesquiera otras diferenciaciones y nos relaciona con el mundo propio, y sobre todo con el exterior. A ella, aparte pequeñas desviaciones humanas estamos reconocidos.

     El territorio continental, sin contar las otras pequeñas islas que tienen una población característica, se integra en una demografía en cierto modo menos diversa: Fang, con mayoría y todo el Grupo Playero, Ndowe, Bujebas, etc. etc. También la población no autóctona, blanca o do color, tiene en él su indudable importancia.

     Esta diversidad de tipos humanos no queremos suponer sea obstáculo, como hemos dicho, para una sana y pacífica convivencia entre ellos, como no lo ha sido hasta el presente. Y no debe ser, ni lo puede ser, porque todos ellos están integrados en unas mismas instituciones legadas por España, que debemos conservar. Instituciones políticas (Gobierno Común) ; instituciones administrativas (Ayuntamientos y Diputaciones); instituciones culturales, (Escuelas y Cuadros con programación común); creencias (identidad de religión); y, en fin, todo un engranaje común que compondrá en sus tratos propios de nuestro ser futuro.

     En vista de todo lo dicho hasta ahora, creemos con firmeza que el acceso a la independencia, que tan reiteradamente solicitamos, no nos presentará mayores dificultades. Bien es verdad que no hemos de carecer de problemas, pero éstos estamos seguros, se han de ir resolviendo al ritmo lógico de los acontecimientos en cada momento.

     Para ello pedimos, rogamos, que España se mantenga presta y vigilante en el papel de Madre y colaboradora, pues su sabio consejo, su experiencia milenaria nos ha de ayudar a ;deslindar de nuestro camino toda, injusticia notoria que existe y pueda existir en el país; pues entendemos que nada se podrá lograr si todo este futuro no se establece en un previo orden basado en la justicia, en el derecho igual para todos. Justicia, sin resentimientos, pues que esta mala hierba pueda dificultar el trabajo y la convivencia que esperamos hacer tener en nuestro futuro. Tales, son ingredientes mínimos para la paz y respeto deseados.

     Este pensamiento que yo vengo explayando en mi intervención, sabemos que tiene a veces matices diametralmente opuestos a lo manifestado por uno o dos representantes de Guinea que me han precedido en la información ante esta Conferencia Constitucional. Pero ellos, lamentamos decirlo, son productos de un pensar retrogrado y tribal completamente en desuso;, pensamiento que en el mejor de los casos podríamos calificar de obtuso y, en el peor, de servir y sobornado por un pequeñísimo sector del capital de Guinea.

     Pero estos calificativos que reconozco son duros, tienen su explicación. Basta analizar los datos objetivos que hemos manejado de territorio y población; de instituciones y de ideales. Porque si bien todos los guineanos sabemos que nuestro territorio es pequeño en extensión y deficitario en efectivos demográficos, condicionamientos de los que no podemos huir, al menos en el segundo por hoy, ¿qué posibilidades de viabilidad podría ofrecerse a nuestra independencia si se produjeran divisiones y subdivisiones amparadas en esos condicionamientos étnicos, tribales, geográficos, económicos, que los referidos miembros, desgraciadamente, de Fernando Poo han esgrimido para apoyar su absurda tesis de separación?.

     Para ser más exactos, nos dirigimos a unos señores presentes en esta Sala, que con mayor ímpetu han arremetido contra nuestros hermanos de territorio y de historia. Según ellos, el caminar juntos hacia nuestro futuro es un hecho imposible. Pero, sus propios argumentos se vuelven irremisiblemente contra ellos y esto debe meditado seriamente España; si España, para que no permita, en primer lugar, que los grupos étnicos  no bubis, fernandinos y annoboneses sean absorbidos por dicha tribu mayoritaria, relativamente, de Fernando Póo.

     Señor Presidente, soy, como ya he dicho, bubi cien por . cien;  estoy por tanto en condiciones de asegurar que la tesis de esos dos señores no es compartida por la población bubi. Esta población autóctona de Fernando Póo no desea jamás sojuzgar a nadie. Son declaraciones solemnes de cuya responsabilidad me hago cargo.

    Toda la corriente de separación que se respira en Guinea proviene única y exclusivamente de esos seis o siete individuos que ocupan cargos y que disfrutan de sueldos muy generosos de los que no quisieran verse desposeídos en el caso de tener que practicar una política más amplia sobre bases, más sólidas, aún dentro de la propia Isla de Fernando Póo; aspiración que, si en ciertos términos pueda ser humana o justa, no lo es en modo alguno dentro de una ética que obliga al amparo y no a la destrucción de la obra colonizadora de España. Y en caso de que quedara en el ánimo de esta Conferencia el más mínimo resquicio de duda respecto a mis palabras, rogamos sea sometida a referéndum la siguiente pregunta concreta:  "Si se quiere o no se quiere sigan ostentando los puestos de poder los que en su día fueron elegidos por parte de Fernando Póo". Poder éste que fue obtenido por ese mismo pueblo al cual ahora vuelven las espaldas en aras de propio medro personal.

     Señor Presidente, es sintomático el hecho de que en las elecciones últimamente celebradas para Procuradores en Cortes y Consejeros del Movimiento, ni una sola acta ha sido para ninguno de los que en el poder se presentaron, los cuales se encuentran en esta misma sala.

     Estos argumentos demuestran de por sí la firme unión a que aspira el pueblo de la Guinea Ecuatorial, en el futuro que se le está abriendo en estas reuniones constitucionales Digo pues, nuevamente, con el mayor énfasis, que estos señores a que me refiero no representan, ahora en día, la voluntad del pueblo de Guinea, y por tanto, no deberían hablar en nombre de dicho pueblo en este problema que lleva implicado el futuro de su propia existencia, pues sería constituirse en juez y parte.

     Pero antes de terminar, quiero poner en vuestro conocimiento el modo de pensar que plasmó en un manifiesto al pueblo de mi país bajo el título de "REGIÓN ECUATORIAL, UNIDAD INDISOLUBLE", y lema, "Ubi unitas, Ibi Pax" (1) uno de los señores componentes del Gobierno Autónomo de Guinea presente en esta sala de conferencias y, por añadidura, acérrimo defensor de circunstancias de separatismo:

     "Los que nos vanagloriamos de ser activistas de calidad -bien alto lo decimos - queremos salir al paso de esos elementos; hacerles sentir nuestra presencia, que por algo somos también ente social, ente político y decirles ya de una vez, quo esta Guinea Ecuatorial disfruta de su bella autonomía, y es y SERÁ UNA UNIDAD POLÍTICA, UNA UNIDAD ADMINISTRATIVA Y UNA UNIDAD ECONÓMICA INQUEBRANTABLE, sin posibilidad de fisuras; un bloque monolítico. Razones de sobra tenemos para enarbolar bien alto esta bandera de unidad; porque nuestra conciencia de unidad política, es definitiva, nítida, sin la más mínima sombra de duda, pues sabemos a ciencia cierta los beneficios de todo orden que esta unidad reportará a la nación autónoma y los quebranto» de todo orden que la destrucción de la unidad acarrearía a nuestra generación futura, porque, Señores, nuestro régimen autónomo, el espíritu de la autonomía de esta Guinea Ecuatorial, está fundamentado en la promoción generacional para integrar de este modo todo nuestro pueblo a la cultura nueva, llena de sensatez, que nos ha  de traer el bienestar social de todo orden, que es precisamente el fin político que pretenden conseguir, todos los pueblos."

     En otra parte, se decía: "Han de saber y no olvidar nunca que queremos hacer sentir nuestra presencia y con decisión inquebrantable nos hemos definido por ser activistas de calidad. En donde existe calidad no cabe manchas. La suerte está echada; la región ecuatorial española es sinónimo de UNIDAD inquebrantable. Unidad contra la que se estrellará toda marea turbia, porque, Señores, ahí, en esa Unidad está nuestra fuerza y nuestro venturoso porvenir."

     Excmos. Señores: tras esta machacona repetición de unidad, unidad, unidad, ¿qué podemos pensar de un cambio tan radical de conducta en un problema que el mismo firmante del manifiesto califica de fundamental para nuestra propia supervivencia?. ¿Cómo poder confiar en un hombre político que hace de la política un escabel para sus propios deseos y turbias maquinaciones?. Acompaño un ejemplar del mencionado manifiesto para que sea unido a toda la documentación que en esta Conferencia se recoge.

     Hay otros argumentos que, aunque tampoco son nuestros, queremos aquí hacer resaltar. El señor Santamaría, periodista de profesión afecto a la Subsecretaría de la Presidencia del Gobierno, Dirección General de Plazas y Provincias Africanas, en un artículo recientemente publicado en la revista "FUERZA NUEVA", que aquí se nos ha facilitado, decía textualmente:"... esto ocurre en la pujante provincia de Fernando Poo y lo que tiene por mérito en su fraterna de Río Muni. Juntas, ambas provincias son una entidad que no puede ser desmembrada. En lo administrativo es posible, pero en lo político sería un ERROR. Se habla por algunos de bubis y fernandinos, de pamues, combes y playeros, gentes de la costa y del interior. También se habla en la península de andaluces, aragoneses, vascos, gallegos, extremeños, etc. Pero juntos forman bandera, una bandera inasequible a burdas maniobras; se trata de la unidad de los hombres".

     Y volvamos a nuestro eterno problema de independencia.

     Sólo puede ligarse a ella, solicitando del Gobierno español nos la conceda como una entidad territorial indisoluble. Esta es la aspiración, el ansia que albergan todos y cada uno de los guineanos; aspiración y ansia que al paso de los días va adquiriendo proporciones desorbitadas hasta llegar a manifestaciones explosivas en ambas provincias y aun en individuos presentes en esta Sala de Conferencia en puridad no son sino meros portavoces de la totalidad de la población de Guinea.

     Sin embargo, este movimiento que presido, comparte aunque no comprende del todo, los pasos dados por el Gobierno español en orden a la consecución de la independencia de la Guinea Ecuatorial.

     Pues S.E. el Jefe del Estado, ya lo hemos dicho, en. reiteradas ocasiones ha prometido su concesión en cuanto así lo expresara el pueblo de Guinea.

     Estas manifestaciones se contraponen, volviendo pasos atrás con algunos hechos o acontecimientos que han tenido lugar en el territorio. Mencionaremos uno muy significativo aunque enojoso de exponer. Nos referimos a la pretendida "coronación" como rey de los bubis en 1961 del entonces Gobernador General. Con tal motivo y entendiendo el pueblo bubi que esto parecía ser una burda maquinación para asociar al pueblo de Guinea, o de la Isla mejor dicho, a España, los bubis celosos de su personalidad e independencia se opusieron al acto, que no llegó a celebrarse, con manifestaciones de protesta en los poblados, encabezados por el/Santiago de Baney.

     Este hecho, que hemos traído aquí como explicación de ciertos recelos que el pueblo bubi manifiesta y ha manifestado aquí mismo en esta Conferencia Constitucional, vive aún latente en el ánimo y en la conciencia de los bubis, que no han desperdiciado ocasión ni oportunidad para solicitar su independencia, una de las cuales se le presentó propicia durante la visita que hizo a aquellos territorios el Excmo. Señor Don Luis Carrero Blanco, en unión del Excmo. Señor Don José Diaz de Villegas, aquí presente en esta Conferencia , al primero de los cuales se le hizo entrega en persona, el 18 de octubre de 1962, de una solicitud en Santiago de Baney en demanda de la independencia. Como no se recibiera respuesta formal del gobierno español, el pueblo de Guinea respondió en 1963, destacando en el exterior una Delegación que expandiera sus aspiraciones, Delegación de la que formaba parte además, el actual Consejero de Información del Gobierno autónomo, aquí presente, cuya responsabilidad y gestiones son bien conocidas por todos, por toda clase de medios de difusión y hasta por correspondencia que dirigió en diversas ocasiones al propio Gobierno español, concretamente a S.E. el Jefe del Estado para obtener la independencia conjunta o unitaria de todos los territorios. Llegado a este lugar he de hacer una advertencia; yo, en nombre del Movimiento que presido, he repudiado en todo momento alguno de los términos, en estas peticiones vertidos, por irrespetuosos y por no estar de acuerdo ni con nuestro pensamiento ni con las elementales normas que han de presidir esta clase de declaraciones.

     Regresado a Guinea, no obstante, recibió todo apoyo por parte del partido MONALIGE y fue incluido como miembro del Gobierno.

     Componente también de la citada Delegación destacada en el extranjero, fue el aquí presente Secretario General del Movimiento, don Atanasio N´Dongo.

     Pero no he de terminar aun en estas precisas manifestaciones. Diré, por ello, que voy a referirme a unas manifestaciones hechas en esta misma Sala por un miembro del Gobierno, según las cuales, en reunión celebrada por todos los oriundos de la Isla se acordó la abolición de los partidos políticos, a lo cual nos opusimos por cuanto que estas organizaciones han tenido y tienen un hondo arraigo en el sentir de todo el pueblo de Guinea y que por ello no podían ser proscritos precisamente por aquellas personas que se habían servido de los mismos para encumbrarse y que por entender que les resultaba incómoda su existencia tenían que ser proscritos.

     Continuando con los hechos que apoyan claramente el deseo que siente el pueblo de la Guinea Ecuatorial de alcanzar su independencia, hemos de hacer resaltar que en momento alguno Guinea ha modificado su primigenia actitud. Si ya en 1962 había solicitado oficialmente la independencia del país todas las posteriores manifestaciones no harían sino abundar en ella. Es más, según datos oficiales, la provincia de Fernando Poo se opuso tajantemente al régimen autónomo implantado, votando en contra de la misma y, sin embargo, en virtud del tradicional e histórico principio de un pueblo o dos territorios que habrían de caminar siempre juntos, la provincia de Fernando Poo aceptó de buen grado el resultado de aquellas votaciones.

     Entendemos, pues, que es hora de que el Gobierno de la Nación recoja la súplica para acceder a la independencia total de ambos territorios.

     Terminamos nuestra declaración, no sin antes agradecer a la Nación española la oportunidad que nos brinda esta ocasión solemne en la que rogamos, Excmos. Señores, seáis portadores de nuestros deseos de independencia total al Cuerpo Social de España. Autorizados documentos sobre este deseo los tenéis también en el informe y conclusiones que formuló la ONU en ocasión de su visita referida anteriormente.

     Tened la seguridad, Excmos. señores representantes del Gobierno español que si, a pesar de todo se decidiera someter a consulta del pueblo de la Guinea Ecuatorial, esta petición de independencia total que ahora reitero, el resultado sería una rotunda y abrumadora confirmación de cuanto aquí se pide.

     En este convencimiento, señor Presidente, sin la menor pretensión de adelantarme a los acontecimientos desearía se fijase ya desde este momento la modalidad de la independencia total que pedimos y que paso a concretar seguidamente:

     1º- INDEPENDENCIA TOTAL, para que, luego, apoyado el pueblo de Guinea en su soberanía,- de igual a igual, aprobar todos los instrumentos técnicos por los que se regirán las entrañables y preferenciales relaciones entre ambos países en todos los terrenos, económico, cultural, social, militar, etc. etc.

       Puesto que no ha lugar a hablar de deserción por parte de España, o de abandonismo, en sus obligaciones de todo tipo contraídas con la Guinea Ecuatorial, por razones obvias, deben ser de preferente  atención estas obligaciones y desde este momento, imprimiéndose en todos los estudios necesarios el calor y amor que esperamos de ella. A este fin proponemos:

     a),respecto a la población NO de color, la española concretamente, una nueva toma de conciencia para que se identifique con estos ideales, que coincidan con estos ideales de independencia cuyos fines e intereses son de ambos grupos étnicos en bien del país; pues entendemos que sólo éste es el camino por el que podemos caminar hacia el engrandecimiento de la Guinea.

     b), con relación a la población annobonesa, florón de España en el Hemisferio Sur, les decimos tengan la más absoluta seguridad de que los instrumentos aquí resultantes asegurarán el futuro de los mismos y jamás se verán capitidisminuídos ni hostigados por los demás grupos mayores en número.

     c), al grupo minoritario fernandino, no cien por cien, se reclama del mismo, total y plena aportación en hombres y me dios para contribuir a la construcción y consolidación del país en la seguridad de que jamás podrán ser objeto de ninguna clase de discriminación.

     d), por el grupo bubi existirá la garantía de que su mayoría numérica no concederá más privilegios que aquellos de orden proporcional que puedan derivarse de dicho número respecto a los demás grupos, por lo que tampoco debe albergar ninguna clase de temores, en virtud de estos mismos principios básicos frente a las demás agrupaciones étnicas de número mayor.

     e), idénticas consideraciones han de ser trasplantadas y servirán de garantía a las demás agrupaciones minoritarias tribales existentes en la hermana provincia de Río Muni.

     Con lo anteriormente dicho, el Movimiento de Liberación Nacional que presido plantea de un modo concreto al Gobierno español la concesión conjunta y unitaria de la independencia de la Guinea Ecuatorial a todos los territorios que la componen sin entrar en la consideración de problemas tan secundarios cuales son los de orden tribal o, para el caso de que sean contemplados estos problemas, que por grupos insignificantes han sido sacados a relucir en esta Conferencia, sean abordados por idénticas razones, en su conjunto, por el Gobierno español a quien incumbe en definitiva la paz, el orden y el futuro bien estar que todos los habitantes de aquellos territorios, que en este momento y por medio de este acto inequívoco, solicitan les sea concedida la independencia total.

     Excmo. Señor Presidente: poco antes de emprender mi viaje me han sido entregadas una cantidad de firmas por nativos de ambas provincias, que en documentos aparte, hago entrega para su debida constancia (2). El número de aquellos firmantes de la Provincia de Fernando Poo resulta verdaderamente abrumador y con ello sólo se persigue- reafirmar mi representación. Y muchas gracias". (APLAUSOS).

     EL SEÑOR PRESIDENTE: Doy las gracias al señor Torao por su colaboración a los fines de esta Conferencia.

     Tiene la palabra don Atanasio N'Dongo.

     EL SEÑOR N´DONGO (D. Atanasio) (MONALIGE):

     "Excmo. Señor Presidente de la Conferencia Constitucional, Excelentísimos Señores, Ilustres Miembros:

     Desde el 30 de octubre, los Representantes de todos los Sectores de la población guineana, se han reunido aquí, en la Capital de la Potencia Administradora, en celebración de una Conferencia Constitucional, que es acontecimiento de trascendental naturaleza e importancia en la Historia de la evolución política, cultural, social y religiosa de Guinea Ecuatorial.

     Cuando el Gobierno Español, presidido por S.E. el Jefe del Estado, Don Francisco Franco Bahamonde, estimó que la labor desarrollada de la penetración cultural había alcanzado el mínimo nivel medio que permitía el que los guineanos pudieran empezar ya a asumir funciones administrativas, se promulgó la Ley de 30 de julio de 1959 por la que se estableció en Guinea el Estatuto de Provincias, es decir, un régimen jurídico especial inserto en el Ordenamiento Jurídico soberano del Estado Español.

     El Pueblo de Guinea Ecuatorial, a pesar de sus fuertes lazos de amistad con la Nación administradora, exigió el respeto y derecho a la posibilidad de una evolución progresiva en el camino de la civilización. El Movimiento Nacionalista que desde entonces oscila en Guinea, queda así justificado y España a través de su Gobierno, con intención de hacer lo mejor, escucha las quejas y dolencias de sus administrados guineanos.

     En 1963, al dársele vigencia la Ley de Bases del Régimen Autónomo de Guinea Ecuatorial, se hizo posible para todos los guiñéanos el disfrute de una nueva y efectiva forma de la Administración Local.

     Hoy, se materializa una etapa definitiva de fundamental importancia para la vida institucional, económica y política de todos los sectores sociales, religiosos, militares, profesionales, culturales y de producción de Guinea Ecuatorial. Esta etapa definitiva requiere nuestra atención bilateral y nuestra mutua comprensión, respondiendo a nuestras costumbres afrohispánicas de orden y de paz.

     A lo largo de la historia de penetración española en Guinea Ecuatorial, el afán de educación y la ausencia de prejuicios de nuestro pueblo, han sido las armas de la razón y la justicia utilizadas para el logro de sus altos propósitos, de sus profundas aspiraciones.

     Cuando, por otras razones que no es necesario analizar aquí, otros pueblos africanos, aún bajo la dominación colonial, han escogido la violencia para dar salida a su derecho, a la libertad y al progreso, Guinea Ecuatorial ha girado en torno de su virtud profunda de temperancia, y ha usado la espada de la persuasión para, sin flaquear en su propósito, irse forjando un destino que se apoya fundamentalmente en el respeto a sí mismo, en el respeto al derecho de los demás y en las realidades de sus circunstancias históricas, geográficas y económicas.

     Al tener el honor de agradecer hoy al Jefe del Estado Español, a su Gobierno y al Pueblo entero español, el Pueblo de Guinea Ecuatorial, a través de sus organizaciones políticas, sectores económicos, religiosos, culturales y profesionales, espera y desea que esta Conferencia Constitucional, eminentemente histórica, constituya la piedra angular de unidad de criterios entre España y Guinea Ecuatorial.  Sería una garantía más de nuestra mutua comprensión si saliésemos airosos ante Dios y ante el Mundo Internacional de esta prueba delicadísima en don­de la intransigencia de unos y otros deben ceder en bien de los  intereses superiores y comunes de nuestros dos Pueblos.

         El pueblo de Guinea Ecuatorial es un pueblo amante de la paz; venimos con la mejor intención de contribuir, sin vacilar, con la contribución más grande  y noble que se puede ofrecer, a demostrar la validez de la Mesa de Conferencia  Constitucional, para dirimir nuestros asuntos vitales dentro de un ambiente de mutua comprensión; no hemos pretendido destruir los obstáculos que dificultan nuestra marcha de supera­ción con decisiones súbitas, en abstracción da las consecuencias adversas que éstos podían significar para el bienestar y progreso de Guinea Ecuatorial, y para el orden y estabilidad de una responsable vida democrática en nuestro pueblo.

Hemos escogido el arma invencible de la persuasión y del diálogo. Al reunimos en esta Mesa de Conferencia Constitucional, deseamos presentar siempre nuestro caso sobre bases de razón y con provisión del impacto de los hechos que toda intransigencia unilateral provoca. Así en esta Mesa de diálogo y de discusión nuestro único objetivo es ascender al ámbito de nuestra vida constitucional. Todos debemos tener el mismo interés en que esta Conferencia produzca unos resultados positivos .

 

PETICIÓN DE NUESTRA INDEPENDENCIA TOTAL

          El deseo unánime de la mayoría de la opinión guineana y de los grupos políticos MONALIGE, MUNGE e LPGE y otras agrupaciones ideológicas simpatizantes, es que la Nación administradora, permita a la Guinea Ecuatorial acceder a su TOTAL INDEPENDENCIA con la oportuna fijación de la fecha de la mis­ma, no más allá del 15 de julio de 1968, y que disfrute, en consecuencia, de su entera soberanía nacional.

 

NUESTRA. INDEPENDENCIA TOTAL, SIGNIFICA JUSTICIA SOCIAL

         Además de la política, los grupos políticos MONALIGE, MUNGE e IPGE, se interesan mutuamente por las cuestiones de la justicia social. Abogamos en favor de la igualdad del trato salarial y condenamos toda clase de discriminación racial.¿Qué tal están los sueldos en Guinea antes de nuestra independencia?

La petición de independencia total del Pueblo de Guinea se ha de aceptar en el sentido puramente Bantú, ya que en el sentido de la filosofía de la política occidental significaría renunciamiento total de nuestro propio ente ideológico y cultural. El pueblo guineano al solicitar su independencia total,  no entiende desligarse culturalmente de España, del Mundo Hispánico y del ambiente geopolítico occidental. Se trata tan sólo de determinarse libremente en función de sus intereses, de  sus ideales y de sus objetivos que todo pueblo soberano se propone alcanzar y disfrutar plenamente. Pero deseo que esta independencia la sienta el Gobierno y el pueblo español con el amor, la comprensión y hasta con orgullo de padre, al ver que  su hijo guineano al alcanzar su mayoría de edad, desea formar su hogar propio.

 Los que se interesan en conocer la Guinea Ecuatorial, a menudo vacilan entre simpatías y antipatías; pero si se considerasen las cosas con calma, se darían perfecta cuenta de  que en Guinea Ecuatorial o en África en general no existe una  evolución orgánica sino una transferencia. El camino que la  Guinea Ecuatorial se propone abrir por su libertad es pedre­goso y empinado. Por eso precisamente, España, como potencia  administradora, al aceptar su completa independencia, tiene  la necesidad moral de ayudarla, de ayudar a sus dirigentes poli ticos, incluso a los fanáticos, a los que ocasionan (según se dice) dificultades y que se cree tener que descartar a priori. Y evitaremos incidentes como los ocurridos en otras naciones del Continente africano, por la negativa de los dirigentes po­líticos y gobernantes al sentar los principios de la transferencia de poderes.

 

LA LIBERACIÓN DE ÁFRICA ESTÁ DEFENDIDA POR TODOS LOS AFRICANO

El panafricanismo, es decir, la liberación de África entera de cualquier explotación, está defendida por todos los  africanos, aun aquellos que admiten una colaboración incondicional con las antiguas potencias administradoras.  Todos los sistemas políticos que hasta ahora se han aplicado en Guinea, no tienen nada que ver con la política, sino que han sido simplemente soluciones intermediarias y oportunas.. El imperialismo colonial está dando un viraje definitivo en la historia de África. La Guinea Ecuatorial, pueblo amigo de España, necesita un programa basado en unos principios que obliguen y que ayuden a conquistar la confianza de la élite autóctona.

El 21 de febrero de 1960 terminaba en Londres la Conferencia Constitucional para Kenya, que había durado cuatro semanas y que varias veces estuvo a punto de ser interrumpida; y sin embargo aquella Conferencia fue un éxito por parte de ambos países: Inglaterra y Kenya  Kenya obtuvo una nueva Ley constitucional y en ella el derecho del voto fue ampliado. Ya en las elecciones de principios de 1961 todos los ciudadanos de Kenya tuvieron el derecho de votar. Tanganika, conocido hoy día con el nombre de Tanzania, obtuvo las modificaciones constitucionales decisivas el 15 de diciembre de 1959» Estas modificaciones fijaron tres puntos capitales:

1º La formación de un Gobierno provisional inmediato a las elecciones generales;

La mayoría de Diputados debían de ser elegidos directamente por sufragio universal para la Asamblea Constituyente;

3º La ampliación del derecho de voto para las elecciones generales.

Durante las negociaciones de Londres en febrero de 1960 fueron concretizados los detalles para la creación de ese Go­bierno provisional. La histórica Conferencia de Bruselas sobre el Congo, de 20 de enero a 20 de febrero de 1960, trajo la independencia total que se proclamó el día 30 de junio de ese mismo año. De entre las dieciséis resoluciones de aquella Mesa redonda, interesa mencionar aquí el cambio de estructura del Estado independiente del Congo por la Asamblea Constituyente; el nombramiento del Gobierno provisional congoleño antes de la proclamación de la independencia, sustituyendo a las Autoridades belgas en el ejercicio de los derechos de soberanía; la constancia de firmar en su día un pacto de amistad y mutua ayuda, que habría de contener garantías para las inversiones belgas o extranjeras en el Congo.

Este somero recordatorio de Conferencias Constitucionales bilaterales entre países africanos colonizados y sus respectivas Potencias administradoras, tiene por objeto invitar a nuestra Potencia administradora a un llamamiento sereno de lo que hoy nos toca hacer y cumplir como deber y obligación recíproca entre España y Guinea Ecuatorial. Que la independencia de nuestro pueblo se obtenga en esta Mesa, con el esfuerzo y buena comprensión tanto de la Delegación española como de los compromisarios guineanos. Veamos cómo en forma democrática y en estrecha relación cultural con España, el pueblo de Guinea Ecuatorial manifiesta su sentir positivo y acepta el refrendo que al término de los trabajos constitucionales va a brindarle la Potencia administradora.

 

LA UNIDAD NACIONAL Y LA INTEGRIDAD TERRITORIAL DE GUINEA ECUATORIAL              DEBEN SER RESPETADAS Y MANTENIDAS EN LA NUEVA LEY CONSTITUCIONAL

El programa del MONALIGE considera la Guinea Ecuatorial; como Nación, es decir, una Comunidad de individuos unidos por un interés común, con personalidad propia, establecidos y constituidos en territorio cuyos límites han sido establecidos por la Historia, por la Potencia administradora y que deben ser respetados necesariamente por los mismos guineanos en conformidad con las decisiones de las Naciones Unidas, de la Organización de la Unidad Africana y del propio Gobierno y Pueblo español.

No son estos los momentos de censuras ni de reproches: son de alegría y esperanza. Alegría para el pueblo de Guinea Ecuatorial al conseguir su total independencia y alegría para España al ver los frutos de su gran obra colonizadora en el corazón de África. Esperanza para el pueblo de poder continuar siendo un hijo más de la Comunidad Hispánica y, por ser el más joven, contar con su mayor apoyo en todos los órdenes. Esperanza para España de que al correr de los tiempos, su idioma, cultura, religión y costumbres perdurarán en un pueblo que se independiza en el Continente africano.

Me identifico con las palabras del Ministro Señor Castiella en su discurso de apertura de la Conferencia, al reafirmar que cualquiera que fuese la decisión que adopten los guineanos, pueden seguir contando con la ayuda de España, añadiendo que el mismo Jefe del Estado Español, Generalísimo Franco,  se la ofreció en el mensaje que les dirigió al declararse  autónomos, y que esta oferta está en pie. Siguió diciendo el  Señor Ministro que los guineanos de Fernando Póo y Río Muni tienen la ventaja de una homogeneidad básica sobre la cual organizar el futuro político.

Asentada la idea de Guinea Ecuatorial como Nación, deducimos por vía de consecuencia que todo guineano, independientemente de sus ideas regionales, es el sujeto que pertenece a la sociedad de la Nación Guineana, cuya misión es procurar siempre y en todas las actividades, la libertad, la unidad, la integridad territorial, el bienestar y la prosperidad del pueblo guineano.

NUESTRO OBJETIVO ES RECUPERAR LA LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD DEL PUEBLO GUINEANO

El objetivo de la petición de nuestra independencia es recuperar la libertad y responsabilidad del pueblo guineano. Mas esta libertad deberá basarse sobre el conocimiento de esta independencia, ante la cual el pueblo guineano se sienta  responsable de conducirla con arreglo a los principios fundamentales de los derechos humanos.

 Nuestra Unidad Nacional nos fortalecerá en nuestra lucha permanente por la integridad territorial. El territorio guineano que engloba las Islas de Fernando Póo, Corisco, Annobon, los dos Elobeyes y la parte continental de Río  Muni, condiciona primordialmente la existencia del Estado independiente de Guinea Ecuatorial. El territorio guineano es una condición indispensable a fin de que en su día la Autoridad legalmente establecida y políticamente confirmada sea ejercida con eficacia.

El territorio guineano desempeña un papel irreemplazable en el ejercicio de la función política. Por la determinación de un cuadro territorial: Fernando Poo, Río Muni, la futura Nación guineana se suscribe dentro de las realidades concretas. Permite realizar la síntesis de un pueblo y una idea que es la esencia misma de la Nación.  Símbolo y protección adelantadas de la idea nacional, el territorio guineano es por excelencia el factor de la unidad de los habitantes de nuestras regiones de Fernando Poo, Río Muni e islas adyacentes que les permite tomar conciencia de sí por su diferenciación con los habitantes de los países vecinos.

La unidad territorial de Guinea Ecuatorial es tan indisoluble como la española, pues ambas tienen sus provincias in­sulares y continentales formando una sola Nación. Con sus costumbres, sus dialectos y forma de vida provincial o regional, pero todos bajo la misma bandera y representatividad exterior.

De aquí se comprende el celo que el pueblo guineano tiene por su integridad territorial, porque se da perfecta cuenta de que el Territorio es una condición de su Independencia. Para ser dueño hace falta estar en su casa y el mejor medio de hacerlo es trazar los límites de su propiedad. Esta es la idea que jurídicamente está reflejada cuando se afirma que el territorio es un cuadro, de competencia. Todos aquellos que en él residen deben estar subordinados a la reglamentación de las Autoridades del país. La garantía o estabilidad de un Gobierno es indispensable para el buen funcionamiento del mismo; de aquí la necesidad de la formación de un Gobierno Constitucional, puesto que la Autoridad es siempre función de la unidad de puntos de vista de aquellos que están subordinados a la misma

Si el poder reside dentro de su soberanía territorial, con derecho de someter decisiones a todos los individuos que habitan en el suelo nacional, este derecho encierra, consecuentemente , la obligación de proteger los derechos de todos los ciudadanos, tanto los nacionales como los extranjeros residentes.

La función del territorio no se limita a esta aspecto negativo de la delimitación de una esfera de la competencia, sino que también es un medio positivo de la acción del Estado, puesto que la Autoridad, asegurando su estabilidad, puede fácilmente dar directrices a la actividad del grupo. El derecho del Estado sobre su territorio es un derecho de naturaleza especial que no es la soberanía, puesto que ésta se ejerce sobre los hombres y no sobre las cosas, ni tampoco sobre la propiedad, cuyo carácter exclusivo supondría la propiedad total del suelo por particulares. Este derecho, pues, se puede calificar de derecho real institucional si se entiende que se refiere directamente al suelo nacional y que su contenido está determinado por lo que exige del servicio de la institución estatal.

El cuadro del ejercicio de este derecho no corresponde únicamente al territorio propiamente dicho; se extiende igualmente al subsuelo, a las porciones de mar que bañan las costas (mar territorial) y la capa atmosférica situada sobre el suelo guineano.

El pueblo de Guinea Ecuatorial, en su concepto de Nación, sirve de base a la idea de Soberanía Guineana. Una colectividad de la cual se ha sustraído todo aquello que distingue, divide o separa: la condición social, el nacimiento, los recursos económicos, las luchas tribales, las tendencias regionalistas, etc., etc. Es un pueblo de hombres idénticos: los ciudadanos guineanos; por consiguiente es un pueblo sólidamente unificado, porque ignora la lucha de clases, y así se llega asimilando la entidad nacional a una colectividad de individuos igualmente abstractos, ya que no se pide de ellos como título para participar a ser nacional que su igualdad de naturaleza humana.

Esta concesión responde a objetivos muy precisos: por una parte el pueblo de Guinea quiere conservar la libertad política, por otra parte, prevenirse de antemano contra la brutalidad de las reivindicaciones que puedan provenir de las diferentes categorías sociales; en fin, asegurar la independencia y disciplina entre los gobernantes y gobernados. Se sabe que la representatividad va unida a la noción del pueblo Nación y satisface en cierto modo a esta triple preocupación. Como unidad global, el pueblo de Guinea es libre, puesto que ninguna voluntad podrá prevalecer contra aquella de la Nación. Huelga decir que ninguna facción o clase pueden imponer sus puntos de vista, pues entonces sería una usurpación del poder que no pertenece más que a la colectividad unificada. Finalmente como  la Nación no puede definirse más  que a través  de sus representantes, el futuro Gobierno Constitucional del pueblo guineano debe beneficiarse  de una completa libertad de acción.

 

EL MONALIGE DEFIENDE Y ABOGA POR UN ESTADO INDEPENDIENTE Y UNITARIO DE GUINEA ECUATORIAL

El futuro Estado independiente de Guinea Ecuatorial ha de regirse por principios democráticos y constitucionales. El pueblo guineano al solicitar escoger libremente su destino, lleva tras sí un conjunto de señales psicológicas que lo caracterizan; nuestra lucha es una lucha por la justicia social, por los derechos del hombre. Por principio, el pueblo de Guinea, al solicitar su independencia total, lucha contra su propia voluntad nacional. Lo mismo la Guinea lucha contra la existencia de una pequeña minoría de guineanos que se ha convertido, ella misma, en dueña sobre una mayoría .sin voluntad. Nuestra oposición ante hechos tan injustos se funda en nuestra fe en la igualdad de todos los hombres en sus derechos y obligaciones como ciudadanos. Actualmente existo una corriente de opinión minoritaria en nuestra provincia de Fernando Poo que hace depender los derechos de ciudadanía de los bienes o de la educación que posee cada uno. No está dicho que los hombres más instruidos sean más probos, más patrióticos, mejores colaboracionistas o menos egoístas que los que no han recibido educación. Tampoco está dicho que sean más listos. No siempre provocan menos desgracias; tampoco puede decirse que tengan menos culpa en la miseria de la humanidad. Y su educación no siempre los hace mejores jueces para juzgar el carácter humano. De estas dos cualidades - fortuna y educación - la primera tiene todavía menos títulos que la segunda para hacer de quienes la poseen individuos útiles a la sociedad.

Si el haber recibido una formación universitaria o el tener una importante cuenta en el Banco fueran algo necesario ante la Ley para que un hombre pudiera reclamar sus derechos de ciudadano, la Ley sería injusta y habría que derogarla por arbitraria.

 

EL PUEBLO DE GUINEA ECUATORIAL NO ACEPTARÁ UN ESTATUTO DE ASOCIACIÓN

La propuesta del pueblo guineano al Gobierno de la Nación, en la nueva Ley Constitucional, prevé la integración del futuro Estado independiente de Guinea a la gran familia de la Comunidad Internacional, con bandera en las Naciones Unidas y representación exterior. Las bases de la Ley Constitucional que España propone refrendar al pueblo de Guinea después de esta Conferencia, deberían tener en cuenta la oportunidad política del futuro Estado unitario independiente de Guinea. La Guinea pide primero la formación de un Gobierno provisional, previas elecciones generales, la organización de una Asamblea Constituyente, las negociaciones finales del Protocolo de Acuerdos bilaterales de cooperación, asistencia técnica, defensa, moneda, educación, comercio, información, turismo y demás cláusulas adicionales "ad hoc" y luego la proclamación solemne de la Independencia.

 

LA GUINEA ECUATORIAL INDEPENDIENTE, ACEPTA LA COOPERACIÓN

La Guinea, como todos los Estados africanos, ya independientes, desea cooperar con otros países del mundo internacional, naturalmente que esta cooperación debe iniciarse primero con su antigua Potencia administradora. La Guinea Ecuatorial quiere aprovecharse de las ventajas de esta cooperación. Ella espera una asistencia en el dominio económico, técnico y cultural. Ella no rechaza de ninguna forma que la asistencia que reciba tenga su contrapartida; mas no quisiera que esta contrapartida vaya en contra de su soberanía. Mas ¿qué tipo de ayuda preferiría la Guinea Ecuatorial independiente? A la Guinea le interesaría, a más de la ayuda bilateral con España, un tipo de ayuda distribuida por los Organismos Internacionales, para evitar que las ayudas multilaterales que entren luego en el país revistan carácter político o de ideología.

NO HAY QUE TENER MIEDO

Los cambios constitucionales de Guinea Ecuatorial deben inspirar más confianza que temor. El país tendrá en definitiva un Gobierno responsable, competente y de confianza. Hasta ahora en Guinea se piensa todavía demasiado a la guineana. Nuestra unidad será nuestra mejor arca. Blancos y negros de Guinea deben aceptar todos, de común acuerdo, formar una nación guineana sólida y respetable ante Dios, la Historia y el Mundo internacional. Hemos de velar todos porque la cons­titución guineana en su día tenga en cuenta y cuide de que los derechas de ciudadanía sean derechos personales de cada uno y no derechos de grupos raciales. La forma de Gobierno democrático es la más adecuada a las circunstancias africanas. Ella tiene las siguientes características: la libertad de la persona, dándole derecho a criticar el Gobierno y posibilidad de cambiarlo sin asesinatos. Ya sábenos que la Guinea estará a la altura de todos sus problemas una vez independiente, lo mismo que los demás países africanos. Lo que se ha de cuidar es que el traspaso de poderes se realice pacíficamente. Las intervenciones militares de las antiguas Potencias administradoras envilecen toda una historia de descolonización y engendran en los pueblos afectados un odio perdurable hacia la antigua Potencia administradora, dificultándose así las buenas relaciones humanas de entre los ciudadanos de ambos países en sus búsquedas de amor y paz internacionales.

 

FIN DEL ESTADO INDEPENDIENTE DE GUINEA.

Cono nos lo recuerda el Excmo. Padre Obispo de Bata, Dr. Rafael María Nzé Abui, en su Carta Pastoral del pasado mes de agosto: "Ante todo, conviene advertir que el Estado no tiene la misma dimensión que la Sociedad, y que no se identifica con ésta. Sólo una falsa concepción del Estado puede conducir a creer que éste tiene un control absoluto sobre la sociedad o el campo social. Tal doctrina llevaría al totalitarismo.  Conviene, además, recordar que el Estado coincide con el fin de la sociedad. Su ámbito de actuación viene marcado por el fin de la sociedad, para cuya consecución ha sido instituido. La sociedad existe en función de dicho fin que no puede conseguirse individualmente; por esto la Autoridad es una facultad de obligar a les miembros de la sociedad a que, por encina de sus bienes particulares, colaboren eficazmente a la consecución del bien común. El Estado debe promover positivamente el bien común.

 

LA CULTURA ES EL FUNDAMENTO Y LA FINALIDAD ULTIMA DE LA POLÍTICA.

Hablando del plan de desarrollo económico en Guinea, sólo quisiera recordar aquí el razonamiento del estadista, escritor y poeta africano SENGHOR: "Débenos primeramente hacer el inventario de nuestra civilización tradicional; segundo, el inventario del encuentro que, de resultas de la colonización, se produjo en nuestra civilización tradicional y la civilización española; y en tercer lugar, el inventario de nuestras fuentes de riquezas económicas, con sus defectos y sus posibilidades. Nuestro plan de desarrollo en Guinea Ecuatorial no debe ser exclusivamente económico, sino que debe ser un plan social en el sentido más vasto de la palabra: político, económico, social y cultural, No quisiéramos incurrir en el error de varios políticos africanos quienes tienden a desestimar la cultura, a hacer de ella un factor secundario de la política. Estos dos terrenos lo mismo que los demás, están en estrecha relación unos con otros y se influyen mutuamente. El inventario de nuestras fuentes de riqueza económica no será nunca importante. Ahora nos hallamos ante la oportunidad de poder felicitar a la Potencia administradora por haber pensado en ello.  En efecto, el Gobierno español está dispuesto en todo momento a proporcionar a Guinea técnicos competentes cuya obligación es investigar los problemas do los distintos sectores especializados y encontrar las soluciones  adecuadas. Sobre esta base, la Guinea mantiene su unión, que abarca desde Fernando Poo hasta Río Muni, incluyendo las Islas de Annobon, Elobeyes y Corisco. El plan de desarrollo debería tener un carácter primordialmente económico y social. Ello no impide que sea más amplio y se apoye sobre el inventario cultural para dirigirse hacia nuestro futuro político. Nuestras decisiones económicas y sociales deben estar de acuerdo con nuestros proyectos y nuestros ideales. Pero las aportaciones técnicas deben adaptarse a nuestras realidades y deben coincidir con nuestra cultura hispano-africana

Los  guineanos  no escatimarán esfuerzo para solucionar los problemas que afecten al país. Nuestra vida de Nación se tornará mas activa gracias a nuestro amor propio de superación. Se tiene que mejorar y afirmarse la vida guineana. El. respeto a la libertad del ser humano y a sus derechos fundamentales, deberá enorgullecer a todos los ciudadanos guineanos en la nueva forma jurídico-política que muy pronto obtendrá el país. Desde ahora débenos conocer estos hechos y a todos cada día nos deben alentar en dar el cauce a nuevos horizontes de bienes económicos y espirituales para el disfrute de todos por igual.

Desde ahora se ha de admitir que los resultados de auge y crecimiento de nuestra economía y el desarrollo de nuestras potencialidades para el logro del bienestar general del pueblo guineano, nos expondrá a los grandes riesgos que afronta una sociedad en crecimiento. Creo de lugar aquí, señalar uno de los riesgos más serios. Cuando tenemos la capacidad técnica y la económica para crear y organizar una empresa totalmente útil, no debemos traspasarla a manos de extraños por el único interés de ganancia personal que, a la larga, represente un retroceso para el pueblo de Guinea Ecuatorial, en su libertad de acción o en su dominio de formular sus propias decisiones.

La Guinea Ecuatorial estimulará y acogerá sin prejuicio toda ayuda de cooperación, pero sería inconcebible que sustituya lo que es peculiarmente suyo. No lo sustituirá. La sustitución solamente se justifica cuando lo sustituido no es susceptible a propia mejora. Lo mismo que el pueblo guineano jamás retrocederá en su marcha ascendente de derechos y libertades públicas, tampoco deberá retroceder en lo que ha  conquistado en otros planos del quehacer humano. No hemos de crear las bases para que, aun en las formas distintas a las del pasado, exista la posibilidad de que Guinea vuelva a enfrentarse a tentativas de intereses particulares de subordinar el Poder Político al Poder Económico.

En todo caso la Guinea Ecuatorial, cono en otras partes de África independientes, querrá a toda costa seguir colaborando con los funcionarios españoles y técnicos españoles, Guinea Ecuatorial necesitará los servicios de los funcionarios españoles durante mucho tiempo. Es verdad, que no es posible precisar de antemano el tiempo durante el cual se necesitará a cada uno de los funcionarios, a pesar de que el proceso acelerado de africanización de cuadros sea uno de los objetivos fundamentales y programáticos a resolver después de la proclamación de nuestra independencia.

LA BASE DE LA FUTURA POLÍTICA EXTERIOR DE GUINEA ECUATORIAL.

La política exterior del futuro Estado independiente de Guinea Ecuatorial, debería consistir en las normas previstas por las Cartas de las Naciones Unidas y de la Organización dela Unidad Africana. Estas normas no pueden ser otras que la seguridad colectiva, la coexistencia-pacifica y activa, la no intervención en los asuntos de otros países, el respeto a la soberanía y la no agresión territorial a otros pueblos, así como la discusión pacífica de todos los problemas entro las naciones. Las diferencias de los sistemas políticos y económicos no deben constituir un impedimento para la mutua comprensión, la colaboración y la cooperación de las Naciones en los problemas importantes que incumben a todos los pueblos libres. La política exterior constituiría la base de la existencia del Estado independiente de Guinea Ecuatorial; pues ella jamás podría defenderse con las armas. La Guinea Ecuatorial desea contribuir a la paz mundial. Los Estados pequeños constituyen un elemento de pacificación y de comprensión entre los demás, que de otro modo se echaría de menos en el mundo, todavía más gravemente que hoy, pues, por lo mismo que esos países necesitan con urgencia la ayuda extranjera y la colaboración con el exterior, se han convertido en escenarios donde las diversas nacionalidades aprenden a convivir en paz. Por lo menos así lo desea la Guinea Ecuatorial.

Nuestra independencia, debe ser un ejemplo para el mundo entero y que todas las personas que forman la comunidad de naciones vean cómo administradores y administrados, sin avaricia, ni deseo de revancha y sí con amor y fraternidad, continuamos más unidos aún, por este mundo lleno de inquietudes y zozobras.

Antes de dar fin a esta mi intervención de petición, quisiera agradecer en nombre del Movimiento Nacional y del mío propio, al Señor Presidente de esta Conferencia, S.E. el Señor Ministro de Asuntos Exteriores, Don Fernando María Castiella, a sus eminentes colaboradores y a toda la Delegación espa­ñola, por el interés que tienen para que esta Conferencia se lleve a cabo en Madrid, con el propósito de estudiar y analizar en forma detallada todos los elementos y factores que tengan que ver o que tengan referencia con las presentes y futuras relaciones entre España y Guinea Ecuatorial. La personalidad hispánica de la Guinea Ecuatorial, como lo reafirmaba el Se­ñor Ministro en su discurso inaugural, no ha anulado nuestra condición africana sino que nos ayuda a expresarla y a sentirla de acuerdo con el mundo moderno.

Agradecemos el llamamiento del Señor Ministro a nuestro sentido de responsabilidad ante la Historia, a fin de que se logre una solución equilibrada en que se compaginen, en la empresa común, la Unidad y la Diversidad, olvidando las diferencias que puedan existir entre nosotros, para pensar solamente en la grandeza de las metas que nos hemos propuesto alcanzar.

Compatriotas guineanos, aceptemos la oferta de España de acceder a la Guinea Ecuatorial a la Independencia dentro de la unidad territorial; con ello habremos demostrado ante la Historia y ante el Mundo, nuestra sincera adhesión al Caudillo, el Generalísimo Franco, nuestro sentimiento de amistad con el Pueblo español y nuestro valor moral de pertenecer sin complejo de inferioridad en la gran familia de la Unidad africana con personalidad propia hispano-africana. Que nuestras discrepancias desemboquen siempre en la unidad de propósitos, de fortalecer una vida digna y productiva, tanto en las zonas del espíritu cono on los do las urgencias inmediatas de lo físico y material.  Que en lo sucesivo sepamos dirimir nuestros asuntos internos en la mesa de discusión. No habrá motivo en esta época para escoger otro camino.

Y para terminar, permitidme, Señor Presidente, os entregue el símbolo de Unidad inalterable de Guinea Ecuatorial, que será el mástil de nuestra Bandera y nuestras tierras, para que el día 15 de julio de 1968, al proclamar nuestra INDEPENDENCIA icéis conjuntamente con el máximo Mandatario de Guinea Ecuatorial en Santa Isabel.

Gracias (APLAUSOS)

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Doy las gracias al Señor N'Dongo por su colaboración a les fines de esta Conferencia.

El símbolo que me acaba de entregar quedará guardado con todo el respeto que merece por las intenciones que con él van ligadas, en el seno de esta Conferencia Constitucional

Han pedido la palabra nuevos oradores.  Quizá concedérsela supondría coartarles respecto a la extensión de su intervención, teniendo en cuenta que las anteriores han sido prolongadas.

¿Hay inconveniente en que declaremos cerrado provisionalmente el turno do oradores y los que restan por hablar lo hagan mañana?  (MUESTRAS DE ASENTIMIENTO).

Ahora quien quiera tonar la palabra para cualquier cuestión incidental, puede hacerlo".

EL SEÑOR MACIAS (D. Francisco):

"Excmo. Señor, Ilmos. Señores, miembros de la Delegación guineana: antes de leer unas breves palabras que traigo escritas, quisiera hacerle, Señor Presidente, una buena aclaración sobre la política de los guineanos, en el sentido siguiente:

España, estoy seguro que nos dará la independencia; pero la presencia española no acabará en Guinea, como la presencia francesa no ha acabado en el Camerún ni en el Gabón ni en otros países de habla francesa; ni la de Inglaterra en Nigeria y equis países do la Conmonwealth. Por lo tanto, creo que España nos ayudará en esa gran tarea que vamos a empezar.

Quisiera pedir perdón al Señor Presidente por mis continuas intervenciones;  pero la situación me obliga a hacerlo."

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Sus palabras nos interesan siempre"

EL SEÑOR MACIAS (D. Francisco):

 Las palabras que quiero decir van dirigidas directamente  al Excmo. Señor Director General de Plazas y Provincias Africanas. No para ofenderle,, porque es la personalidad que está  en contacto más directo con la Guinea. Le pido que sepa distinguir a los guineanos.

 Algunos guineanos han vivido en el interior. Otros guineanos han estado en el exterior. Quiero, por consiguiente,  que España conozca las personas. Unos han vivido en el exterior por su política, que no conozco ni quisiera criticar.Otros han permanecido en el interior, como Francisco Macías, porque me gusta dialogar directamente con España en vez de  echar papeles.

Por eso digo que esas palabras van dirigidas a S.E. el General Villegas. Que sepa comprendernos para que el día de  mañana no nos separemos de España, aunque seamos independientes.

Quisiera demostrar ni personalidad como gran amigo de  España. He estado al servicio de la Administración colonial  durante veinticinco años, con España, sirviendo especialmente a los militares. No serví a ningún Organismos civil sino a militares. Prueba ello que yo soy un gran amigo do España. En época colonial he sido condecorado con la Medalla al Mérito a Guinea; en época provincial he sido condecorado Comendador; en el régimen actual he sido condecorado Comendador con Placa. Esto da a entender que yo soy amigo de España, porque a nadie se le dan condecoraciones cuando es un sinvergüenza (RISAS).

Quiero que los españoles comprendan que nunca he sido  ni soy enemigo de España; pero una exigencia de la evolución  mundial me permite reclamar la independencia de mi pueblo que es casi decir lo mismo que. la independencia de España. El quo no quiere la independencia de Guinea no ama a España, porque España es -independiente y quiere que todos sus hijos sean independientes.

Españoles que. me escucháis: nunca he sido enemigo do España. De los 25 años que he narrado consta ni historial en la Dirección General, porque allí están encuadrados todos los funcionarios. Por esto he demostrado ni personalidad ante España. Que no se crea que yo soy antiespañol. La política me obliga a hablar así. Es para que la labor de España sea elogiada ante el mundo internacional. Luego, si me permite el señor Presidente leeré unas breves palabras y haré entrega de un gran documento suscrito por miles de guineanos.

Lo que traigo escrito dice así:.

""Excmo. Señor Presidente, Excmos. Señores, e Iltmos, Señores y miembros de la Delegación guineana en esta Conferencia Constitucional.

Aunque en concreto mi postura hubiese sido hablar en nombre y representación del MONALIGE durante esta Conferencia Constitucional, no creo sea cosa impropia el subrayar la desconcertante aclaración del señor Atanasio N'Dongo Miyone, en su calidad de Secretario de tal Organización, poniéndome en evidencia durante la sesión del día 3 de los corrientes de esta Comisión; no puedo menos que agradecerle con la aportación a esta Conferencia de las fotocopias de unas credenciales, figurándose la firma del señor N'Dongo y dicen: (Hay un membrete que dice:

Movimiento Nacional de Liberación de la Guinea Ecuatorial, MONALIGE, Secretaría General de Coordinación.- apartado de correos n° 348.- Santa Isabel (Fernando Poo).- COMITÉ CENTRAL.- En la reunión extraordinaria celebrada con fecha de hoy por el Comité Central del MOVIMIENTO NACIONAL DE LIBERACIÓN DE LA GUINEA ECUATORIAL (MONALIGE) , y con motivo de la Conferencia Constitucional sobre nuestro futuro político se. ha aprobado los puntos principales del Movimiento, como constan en el Acta levantado al efecto, los cuales oficialmente AUTORIZAMOS que defienda en la Mesa Constitucional. DON FRANCISCO MACLAS NGUEMA, Vicepresidente del Gobierno Autónomo y miembro dirigente de esta Organización.- Santa Isabel, a 23 do octubre de 1967.- EL COMITÉ CENTRAL. Figuran once firmas ilegibles".- Hay un sollo en tinta que dice: Movimiento Nacional de Liberación.- Comité Central.-Fernando Poo.- Guinea Ecuatorial".

El documento siguiente dice:

"Hay un membrete: Movimiento Nacional de Liberación de la Guinea Ecuatorial (MONaLIGE) .- RIO MTJNI.- En la ciudad de Bata, siendo las diecinueve horas del .día 20 de octubre de mil novecientos sesenta y siete, reunidos el Comité Regional en Pleno por decisión de la última sesión de la Asamblea General, en su sesión celebrada en el día de ayer sobre el traslado de los miembros de la Guinea Ecuatorial para tomar parte en la anunciada Conferencia Constitucional, iniciará sus trabajos el día 30 del actual, y ante la premura del tiempo, acuerdan lo siguiente: a),- Delegar en la persona de DON FRANCISCO MACLAS NGUEMA, miembro Directivo del Movimiento, para que actué en nombre del Movimiento, siendo portador del mismo ante la citada Conferencia Constitucional,- b),- Cualquier intervención, tanto del portador de la presente con cualquier otro miembro del Movimiento será nula en representación "del MONALIGE, si aquélla fuese encaminada fuera del deseo unánime de la Guinea Ecuatorial. Así lo atestiguamos con las firmas adheridas a este escrito y lo firmamos en el lugar y fecha arriba indicados. POR EL COMITÉ DE BATA, Fdo,' Ramón Ngundy.- POR EL COMITÉ DE NIEFANG. Fdo- Enrique Ncuna.- POR EL COMITÉ DE MICOMESENG.Fdo. Salvador Nsamio.- POR EL COMITÉ DE NSORK. Fdo. José Antonio Eyene.- Hay un sollo en tinta que dice: Movimiento Nacional de Liberación.- "Monalige".- Guinea Ecuatorial".- En la segunda hoja de este documento figuran las siguientes firmas:POR EL COMITÉ DE EBEBIYIN, Fdo, Cristóbal Ondó Alogo. - POR EL COMITÉ DE MONGOMO, Fdo. Crisantos Ndongo.- POR EL COMITÉ DE AKURENAM, Fdo, Vicente Simón Oguene.- POR EL COMITÉ DE RIO BENITO, Fdo. Nicolás Pearce Mechaba.- POR EL COMITÉ DE PUERTO IRADIER, Fdo. Santiago Nchuchuma,- POR EL COMITÉ REGIONAL, fdo. Vicente Ntutumu Ndongo.- POR EL COMITÉ DE V/DE LOS BIMBILES..       Fdo. Raimundo Abaga.- POR EL COMITÉ DE EVINAYONG, Fdo- Alberto Nse. Hay tres sellos en tinta, correspondientes a los Comités reseñados".

Documento siguiente:

"Hay un membrete que dice: Movimiento Nacional de Liberación de la Guinea Ecuatorial - "MONALIGE".- Secretaría General de Coordinación.- SANTA ISABEL (Fernando Poo),- CREDENCIAL.-El Comité Central del Movimiento Nacional do Liberación de la Guinea Ecuatorial (MONALIGE) en sesión extraordinaria celebrada con esta fecha, ha acordado conceder para los efectos acreditativos, la presente CREDENCIAL a su miembro directivo, DON FRANCISCO MACIAS NGUEMA, Vicepresidente y Consejero de Obras Públicas, Vivienda y Urbanismo del Gobierno Autónomo de esta Guinea Ecuatorial.- Y para que así conste, firmo la presente con el Visto Bueno del Sr. Vice-Presidente de este Movimiento, en Santa Isabel de Fernando Póo, a nueve do Mayo de mil novecientos sesenta y siete.- EL SECRETARIO PERMANENTE.- Fd°: Santiago A. Djamanene Otogo.- Hay un sello en tinta que dice: Movimiento Nacional de Liberación de la Guinea Ecuatorial "Monalige".- Secretaría General de Coordinación.- SANTA ISABEL DE FDO. P00.- Vº Bº EL VICE-PRESIDENTE, Fd°.- Federico Ebuka.- Hay otro sello que dice: Movimiento Nacional de Liberación de la Guinea Ecuatorial "Monalige".. PRESIDENCIA.-SANTA ISABEL DE FDO. POO.-

Creo con esto haber justificado suficientemente mi condición de miembro DIRIGENTE y portavoz, en parte, de dicha Organización ante esta Conferencia, con el apoyo de los miembros del MONALIGE según miles de firmas en sus declaraciones adjuntas, para su entrega oficial al Excmo. Sr. Ministro de Asuntos Exteriores, Presidente de esta Conferencia, abogando por la INDEPENDENCIA TOTAL del País, su fecha de proclamación, formación de un Gobierno provisional.

Pido a Su Excelencia que se diligencie en acta la entrega que voy a hacer del documento firmado por miles de guineanos.- Va en dos legajos, dentro de una carpeta que pone: "Excmo. Señor Ministro de Asuntos Exteriores, Presidente de la Conferencia Constitucional", y está firmado por miles de guineanos, pidiendo la independencia total.- Nada más y muchas gracias, señor Presidente".

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Lo recibo con mucho gusto.-

Quiero hacer una aclaración, señor Macías. En las actas, cono es natural, constan todas las intervenciones que se producen en el seno de estas sesiones. Para no hacerlas interminables, los documentos que se nos entreguen quedarán depositados integrándose en los expedientes de esta Conferencia. Sólo serán reproducidos en las actas aquellos que se lean públicamente en las sesiones. Repito que los documentos que en el curso de las mismas sean, entregados pero no leídos, quedarán incorporados a osta Conferencia cono documentación quedando claro está a disposición de todos los señores Delegados."

EL SEÑOR MACIAS,(D. Francisco):

“Muy bien, Excelencia. Es para su constancia".

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Está en su pleno derecho y protegido por está Mesa,

EL SEÑOR MACIAS, (D.- Francisco):

"Muchas gracias".

El Señor Gori Molubela (D. Enrique) pide la palabra para una intervención incidental, a título de aclaración.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Tiene la palabra el Señor Gori".

EL SEÑOR GORI MOLUBELA (D. Enrique): Vicepresidente de la Asamblea General:

"Voy a hacer una pregunta, y ruego que se no perdone si estoy equivocado;  tengo dudas y por eso quiero una aclaración. Si estoy equivocado espero que no perdonen, porque de hombres os equivocarse.

Guinea Ecuatorial está supeditada a una Ley votada por las Cortes Españolas, soberanas, y refrendada por un plebiscito general en Guinea, Ley que entró en vigor después de la sanción soberana del Jefe del Estado, Generalísimo Franco. Esta Ley, a pesar de sus defectos como obra humana que es, prevé un procedimiento para toda evolución política, social, económica y cultural;  es decir, para todo el ámbito de la Ley. Cualquier, propuesta de modificación en el futuro  -no recuerdo exactamente los términos literales, pero creo que es así, en términos generales- tiene que venir de motu propio del Consejo de Gobierno, propuesta a la Asamblea General, o bien de la Asamblea General previo informe del Consejo de Gobierno; propuesta que será tramitada por la representación del Gobierno do la Nación -la Comisaría General- a la Presidencia del Gobierno para conocimiento del Consejo de Ministros.  Como se trata do una Ley, cualquier modificación habrá de ser hecha también por Ley; esto dicen todos, pues  yo no entiendo mucho de estas cosas, y por eso digo que, si estoy equivocado, me perdonen.

Entonces me encuentro personalmente ante una situación muy curiosa, y soy consciente de mi responsabilidad personal, pero no quiero estar pegando palos al aire, cono decía San Pablo.

El Gobierno de la Nación, en cumplimiento de sus compromisos internacionales ineludibles -por eso suscribió la Car­ta de las Ilaciones Unidas- pidió al pueblo de Guinea, a través de sus órganos competentes, constituidos por una ley que está en vigor, que se pronunciase en cuanto a su futuro político; porque España no ha puesto coacción ninguna para que en cualquier momento, cuando el pueblo de Guinea quiera, modifique su futuro, el "statu quo", pero a través de procedimientos legales y no anárquicos.

La Asamblea General, ¿es representativa para el Gobierno español o es un "bluff"? ¿Tienen personalidad jurídica reconocida sus órganos? Si funcionan bien o mal, no me meto en ello. No porque procedieran mal dejarían de ser legales, y para ser ilegales necesitan la aprobación de una Ley que los declare ilegales. Pero, mientras tanto, para mí, siguen vigentes.

El Señor Collier, Presidente del Comité de Descolonización, me dijo que la Carta de San Francisco era ilegal, que estaba anticuada. Cuando yo le dije que había tres sistemas para llegar a la descolonización -independencia total, libre asociación e integración-, me desconoció dos de los tres sistemas, ya que decía que la única forma era independencia total, y que la Carta de San Francisco estaba anticuada;  pero mientras no se modificase, para mí estaba vigente.

En España existo una Ley, el Código Penal vigente, que prohibe de modo tajante los partidos políticos. Yo tengo un carnet de identidad español, además de ser Procurador en Cortes, reelegido nuevamente para la próxima legislatura, y yo, como todos los ciudadanos españoles, estoy sujeto a este Código.  Pues bien, la Ley de Régimen Autónomo prevé que cualquier procedimiento o Ley, antes de su entrada en vigor en la Guinea, necesita previamente la admisión de la Asamblea General. No tongo a la vista el Acta, pero está en la Secretaría Técnica de la Asamblea, La Asamblea ha admitido de "motu propio" la reforma del Código Penal de 1963.

Y yo digo que no es lo mismo oír a unos señores particulares, que darles carácter oficial, con personalidad propia, con voz y voto, ante unas auténticas representaciones legales, reconocidas por una Ley;  oírles oficialmente y que además se arroguen unos privilegios que pueden llevarnos a un momento tan duro como el presente, en que individuos sin representación oficial pública ante la representación del Gobierno español, en una reunión oficial, se permitan decir que debe lanzarse a la cárcel a unos señores representantes oficiales, pública y legalmente votados;  se da el caso además de que esos señores fueron repudiados en unas elecciones públicas, como ha ocurrido en Santa Isabel. Si me equivoco, están las urnas, y la Comisión provincial o regional del Censo.

Pregunto si el argumento que se esgrime de que una propuesta de separación de dos provincias españolas, os precisamente un delito, porque atonta contra la soberanía de un supuesto Estado llamado Guinea, y no es más delictivo el que digan que debo estar en la cárcel, siendo representante oficial que he jurado lealtad al Gobierno español, Leyes Fundamentales del Movimiento Nacional, y al Caudillo, y además públicamente representante en las Cortes Españolas, Consejero de la Nación, del Movimiento Nacional, único partido que encarna la filosofía política del Gobierno de la Nación en el transcurso de más de treinta años. Yo no soy antiindependista, soy el primer independista y no se me tilde lo contrario.

¿En virtud de qué abogan estos señores para separarse del territorio nacional, votado públicamente en las Cortes Españolas y refrendado por un plebiscito en la Guinea? ¿En virtud de qué quieren estos señores modificar esto sin un referéndum?

Esta era mi pregunta."

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Agradezco al señor Gori las palabras que acabamos de oírle. Creo que la Mesa no tiene que entrar en discusión sobre temas que están muy claros. Me limitaré a hacer una consideración muy concreta.

Los órganos de la administración autónoma tienen unas atribuciones que nunca han sido desconocidas, y en esta Conferencia aun menos.

Los miembros de la misma, que han venido aquí, conservan su representatividad pero no acotan la soberanía de España.

España previó que la Asamblea General pudiera ser un cauce de reforma legislativa, pero jamás dijo España que las posibilidades de reforma de las estructuras políticas de Guinea pasasen exclusivamente a los órganos representativos de la autonomía.

Estamos ante un proceso político en el que no son aplicables inmediatamente las normas de la legislación general y en el cual entra plenamente en juego el poder soberano del Estado en todo aquello en que no se haya autodelimitado. Cuando se trata de estructurar un proceso político o una posible independencia está fuera de lugar cualquier referencia al Código Penal en el cual tal eventualidad no es ni siquiera contemplada.

El Gobierno español tiende a procurar la autodeterminación de Guinea consultando la voluntad del pueblo guineano y utiliza los medios que cree convenientes como más auténticos para conocimiento de tal voluntad política. Esta Conferencia no limita sus asistentes a Organismos oficiales representativos de la autonomía ya que el Gobierno español ha decidido que estén presentes en ella todos aquellos cuya opinión pueda ser relevante para conocer en principio las aspiraciones del pueblo guineano que deberán ser contrastadas ulteriormente por medio de un referéndum.

Se ha convocado una Conferencia Constitucional no una Asamblea Constituyente. Si esto fuera una Asamblea Constituyente los representantes guineanos aquí decidirían por votación el futuro, político de la Guinea. No es este el caso. Aquí no se vota.

En todo cuanto expongo no hay desconocimiento de las atribuciones de los Órganos representativos de la autonomía guineana. Dichos Organismos, insisto, merecen toda nuestra consideración y están aquí representados de manera suficiente pero no agotan ellos las posibilidades de consulta del pueblo guineano.

Nadie debe aquí sentirse molesto porque otros participantes en esta Conferencia expresen sus opiniones. En definitiva el pueblo guineano decidirá después en el referéndum. El Gobierno español cree que todos los que están aquí tienen algo de interés que decir respecto al futuro de Guinea y por eso les ha convocado y en este sentido les escuchamos."(APLAUSOS).

EL SEÑOR NGOMO (D. Federico), Presidente de la Asamblea General.

"Señor Presidente, creo que me conviene intervenir como Presidente de la Asamblea, aclarando unos puntos que aquí están confundiéndose un poco.

Efectivamente, los componentes del Gobierno autónomo fueron elegidos democráticamente. No hay duda, pero esa elección surtió efectos aquellos días. Hoy debo confesar que el Gobierno ha perdido la confianza del pueblo guineano; por tanto, no se puede decir que son sus enviados.

Los partidos que, en definitiva, son asociaciones de personas, han demostrado hace un año que el Gobierno había perdido la confianza del pueblo y por eso pidieron su destitución. Pero, en mi calidad de Presidente de -la Asamblea procuré coordinar las cosas y no precipitar los sucesos, recabando cordura de todos. Es indudable que el pueblo de Guinea había perdido su confianza en las personas que componían el Gobierno -y esto es-inútil discutirlo ahora-, o por fallo de la Ley de Autonomía, por incapacidad o por lo que sea. La realidad es que el Gobierno había perdido la confianza del pueblo y la prueba evidente de ello es que en las últimas elecciones a Consejeros en Fernando Poo salió un señor de la calle, el señor Jones mientras que un Consejero obtuvo un solo voto y otro no sé cuantos, pero ambos fueron derrotados. Por la Diputación, gracias a Dios, salimos Procuradores porque votaban los Diputados, ya que si votan los Cabezas de Familia, no salimos'. (APLAUSOS).

Muchas gracias,

Por tanto, estamos ante una situación en que es necesario oír al pueblo de Guinea, porque, efectivamente, yo que soy Presidente de la Asamblea, digo sinceramente que tengo que tratar de reconquistar la confianza del pueblo, puesto que todos la hemos perdido. Muchas gracias y nada más." (APLAUSOS).

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Si no hay ninguna cuestión incidental levantaremos la sesión.

EL SEÑOR WATSON (Don Gustavo), Consejero de Sanidad:

 "Tengo que discrepar de las palabras del Presidente de la Asamblea General, concretamente en lo que él ha referido  respecto a las elecciones de Consejeros del Movimiento Nacional.

 En Santa Isabel, momentos antes de llegar a estas elecciones, se había corrido la voz de que el pueblo bubi no quería en el seno del Gobierno, ni en ninguna otra parte, mas que a los que un señor ha calificado del cien por cien, Y entonces, en una reunión celebrada en el pueblo de Basupú, cuatro días antes de la elección para Procuradores por Cabezas de Familia, se decidió abiertamente, sin-coacciones de ninguna clase, que la gente opinara sobre si era verdad que el pueblo bubi rechazaba a un grupo minoritario como era el fernandino, Para, demostrarlo y dar categoría a estas elecciones se decidió que se presentaran todos los individuos que quisieran. Poco después, el Comisario nos da el nombre de Don Alfredo Jones Niger. Entonces pregunta el Comisario: ¿Aceptarán Vds. a este hombre?. Era necesario dar una categoría a estas elecciones y el Comisario General comprendió entonces que hacía falta que se presentaran también miembros del Gobierno Autónomo, porque no habían perdido la. confianza del Gobierno español. Esa fue la razón de por qué nos presentamos allí.

La propaganda no la hicimos para nosotros se hizo para ir convenciendo a la gente, con toda sinceridad, de lo que se había acordado en aquella reunión. Esta fue la razón, por que si se hubiera ido a votar el cien por cien en aquellas elecciones y se hubiese oído a esa minoría, don Alfredo Jones no hubiera salido... (RUMORES)... porque la mayoría era bubi.

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Muchas gracias por su aclaración."

EL SEÑOR CÁNDIDO NANG (D. Antonio), Consejero de Enseñanza:

"Quisiera aclarar, algo que ha apuntado el señor Watson,. ¿Es que en Fernando Poo se está trabajando a indicaciones del Comisario General?. Nada más"(APLAUSOS).

EL SEÑOR PRESIDENTE:

"Se levanta la sesión"

Eran las veintiuna horas y cinco minutos.

DON EDUARDO DE ZULUETA Y DATO, Secretario de la Comisión Política, doy fe de cuanto antecede. Madrid, fecha ut supra.

[Va la firma]  

(1) El impreso en que se contiene el manifiesto lo entrega el Sr Torao a la Mesa y se une a la documentación de la Conferencia.

(2) Estos documentos que hacen un total de 39 folios se unen a la documentación de la Conferencia.

Editado y distribuido por ASODEGUE

 

 

Volver a "La independencia"