NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS  INFORMATIVAS

 

28 de enero de 2010

"Guinea Ecuatorial: ¿"maldición de los recursos" o "extraversión" histórica del poder?"

Alicia Campos, Real Instituto Elcano (ARI 19/2010), 26 enero 2010

   Tema: Guinea Ecuatorial se ha convertido en el tercer productor de crudo en el Golfo de Guinea pero su situación actual no encaja del todo con el modelo de la “maldición de los recursos” aplicable a otros países[1].

   Resumen: Desde el inicio de la explotación petrolífera a mediados de los años 90, el pequeño Estado centroafricano de Guinea Ecuatorial se ha convertido en el tercer productor de crudo en el Golfo de Guinea, que a su vez se ha posicionado en los últimos años como área estratégica de abastecimiento de energía para los principales consumidores mundiales. Este ARI se acerca a los impactos políticos y sociales de la actividad petrolífera en el país, realizada enteramente en el mar, y analiza críticamente la capacidad del modelo de la “maldición de los recursos” para explicarlos.

   Análisis: Los efectos de la extracción de petróleo de la Zona Económica Exclusiva de Guinea Ecuatorial en tierra firme sólo pueden comprenderse como parte de unas dinámicas históricas más amplias, caracterizadas por intensas conexiones transnacionales y la extraversión del poder de los gobernantes. La nueva actividad económica ha promovido transformaciones sociales, pero también ha supuesto el reforzamiento del grupo familiar que ocupa el Estado desde la independencia, y la interrupción del momento de apertura política iniciado tras el fin de la Guerra Fría. El reforzamiento de la institución de la soberanía por parte de la industria petrolífera es una de las claves para comprender la continuidad del orden despótico poscolonial en el país.

   Guinea Ecuatorial es considerado el tercer productor de petróleo por volumen en el Golfo de Guinea, aunque bastante por detrás de Angola y Nigeria. La producción petrolífera, que se realiza en su totalidad en el mar de la Zona Económica Exclusiva del país, ha pasado de 17 barriles por día en 1996 a los 400.000 de la actualidad, representando el 80% del PIB y el 95% del Presupuesto Nacional.[2] Por otra parte, según el Índice de Desarrollo Humano del PNUD, este crecimiento económico no se ha trasladado en una mejora sustancial del bienestar de la población en su conjunto: como indicador puede mencionarse que Guinea Ecuatorial es el país del mundo con una mayor diferencia entre el puesto que ocupa según su PIB per cápita (en PPP en dólares) (nº 28) y el puesto según el IDH (nº 118).[3]

   Desde el desembarco de las compañías petrolíferas, en su mayoría estadounidenses, se han sucedido una serie de elecciones presidenciales, legislativas y municipales, caracterizadas por el fraude generalizado y la represión de la oposición, y la violación sistemática de los derechos humanos constituye uno de los principales instrumentos de control de la ciudadanía. Si bien no existe una situación de violencia generalizada como en el vecino Delta del Níger, durante estos años se han sucedido una serie de intentos de golpes de Estado, reales o imaginados por el propio gobierno, que se han saldado por oleadas de represión y tortura.

   La situación actual de Guinea Ecuatorial parece encajar bien con el modelo propuesto por varios autores en torno a ideas tales como el Estado rentista, la “maldición de los recursos” o la paradoja de la abundancia.[4] Estos estudiosos señalan la tendencia de países dependientes de la producción y exportación de minerales e hidrocarburos a sufrir sistemas políticos autoritarios y procesos económicos de estancamiento, a través de mecanismos rentistas y neopatrimoniales.

   Este modelo tiene el mérito de iluminar las relaciones entre actividades económicas y formas políticas, en contextos de producción y exportación masiva de recursos naturales. Sin embargo, la idea de unas dinámicas comunes a todos los países dependientes de la exportación de minerales y petróleo no atiende suficientemente a las trayectorias históricas específicas y las formas concretas de ejercicio del poder. El despotismo y la exclusión sufridos en Guinea Ecuatorial no tienen los mismos rasgos que los que se sufren en otros lugares de explotación de petróleo, como Irak o Venezuela. Ni ha estallado en Guinea Ecuatorial un conflicto armado como en la vecina Nigeria.

   La idea de maldición insiste mucho más en los perjudicados que en los beneficiarios, sean éstos gobernantes, empresas o grupos armados, cuyas decisiones y acciones son las que explican en gran medida que la extracción de minerales tengan los efectos perversos que tienen a menudo para la mayoría.

   Otra debilidad de esta literatura académica es su predilección por el Estado como unidad de análisis, incluso para estudiar realidades profundamente transfronterizas como es la industria petrolífera. Conceptos tales como Estado rentista no nos ayudan a comprender bien la participación directa de actores transnacionales, como las compañías petrolíferas, el FMI u otros gobiernos, en la generación del orden social local, ni iluminan la relevancia que tienen instituciones y normas internacionales para las dinámicas e impactos de ciertas industrias extractivas.

   No obstante, más allá de las pretensiones universalizantes del concepto, las reflexiones en torno a la “maldición de los recursos” pueden ser de gran utilidad si se utilizan, no tanto como un modelo generalizable, sino como una perspectiva que nos señala lugares y “pautas de procesos” a los que mirar,[5] para analizar las formas específicas de articulación y topografías del poder en contextos de explotación y venta internacional de recursos naturales.[6]

   En el caso específico de Guinea Ecuatorial, el carácter relativamente novedoso de la producción petrolífera, rentable desde mediados de los años 90, nos permite observar de manera privilegiada estas cuestiones. Y antes que las transformaciones, lo primero que destacan son las continuidades de las situaciones de pobreza y carencias sociales previas al petróleo, así como del grupo de personas que controlan el Estado desde la independencia en 1968.

   En este texto señalaremos estas continuidades, pero también las transformaciones sociales y políticas que son observables en Guinea Ecuatorial desde el inicio de la explotación petrolífera, todo ello en el marco de las trayectorias históricas más largas. Por último, atenderemos también a la dimensión institucional, más allá de la perspectiva más al uso que sólo se ocupa de las instituciones nacionales o locales, para iluminar el papel que el principio internacional de la soberanía juega en la industria petrolífera y sus impactos.

   Continuidades y transformaciones en la era del petróleo de Guinea Ecuatorial
   La integración reciente de los mares de Guinea Ecuatorial en el mercado mundial del petróleo forma parte de una larga historia en la región. El Golfo de Guinea se ha visto atravesado históricamente por intensas conexiones transfronterizas y transoceánicas, que han sufrido variaciones diversas a lo largo del tiempo.

   Desde el aceite de palma hasta el petróleo, pasando por el cacao, el café y la madera, la isla de Bioko y los territorios continentales cercanos han sido lugar de producción o extracción (y a veces sólo de paso, como en el caso de ciertas drogas) de productos que se transformaban, usaban y consumían en lugares lejanos. También las personas, y su fuerza de trabajo, han transitado, forzosa o voluntariamente, este espacio, recorriendo distancias diversas para trabajar en plantaciones, explotaciones madereras o plataformas petrolíferas, y también para huir de la persecución política.

Malabo

   Estas conexiones transfronterizas han participado, a lo largo del tiempo, en la configuración de distintos órdenes sociales y políticos locales, que no pocas veces han estado marcados por la exclusión y el despotismo. Desde la inicial presencia colonial en la isla de Bioko a lo largo del siglo XIX y el posterior colonialismo franquista más denso e intrusivo, pasando por el régimen de terror del primer gobierno de la independencia hasta la dictadura de Teodoro Obiang Nguema, los vínculos con espacios lejanos han jugado un papel relevante en todos los regímenes políticos. La posible relación entre la actual producción de petróleo y los modos de ejercicio del poder bajo el gobierno Nguema sólo es comprensible en este contexto histórico más amplio, y que hemos desarrollado en otros lugares.[7]

   Como señalábamos al inicio, el hallazgo del petróleo no ha supuesto el fin de la hegemonía de los Nguema en el país, ni de las situaciones de pobreza generalizada. Ello es debido en parte al carácter de enclave de esta producción. Tal y como señalaba Fernando Abaga en un artículo sobre las consecuencias del petróleo en Guinea Ecuatorial, “se lleva a cabo en el mar, lejos de todo y de todos, generando poco empleo debido a su uso intensivo de capital... Se trata de un sector que exporta todo lo que produce e importa todo lo que consume, guarda por tanto poca relación con el resto de la economía”.[8]

   Sin embargo, pese al carácter de enclave del petróleo, y junto a las continuidades mencionadas, el desarrollo de la industria petrolífera parece estar contribuyendo a otro tipo de impactos por vías políticas y también económicas.[9] En primer lugar, ha enriquecido y empoderado a los ocupantes del gobierno, que han encontrado en la venta del crudo nuevos recursos para sus políticas de cooptación, represión y exclusión económica. Y ha hecho aparecer nuevos actores transnacionales, como las empresas transnacionales del petróleo con sede en EEUU y en menor medida en China y otros países, que son los beneficiarios principales de las nuevas riquezas y se han convertido en empleadores codiciados, demandantes de terrenos y, sobre todo, interlocutores principales de la familia Nguema.[10] Ésta se ha librado, gracias a estas relaciones, de las presiones internacionales a favor de la democracia que se hicieron sentir a principios de los años 90.[11]

   El inicio de la extracción rentable de crudo supuso en realidad la interrupción de un proceso de apertura política alentada al calor del fin de la Guerra Fría, más que una transformación radical de los modos anteriores de gobierno: los gobernantes dejaron de tener razones para incidir en la apertura y la negociación política interna. Más que una mera continuación, se ha producido un cierto regreso a la situación de los años 80, cuando la dictadura de Obiang Nguema apenas recibía denuncias marginales en los foros internacionales, y obtenía el apoyo de la antigua metrópoli y las potencias occidentales. Tras 20 años en el poder, y habiendo soslayado el lustro de aperturas democráticas de los 90, el deslegitimado gobierno de Obiang tenía pocos estímulos para utilizar el petróleo en beneficio de la mayoría, o permitir el surgimiento de grupos económicos autónomos.

   En el ámbito de las actividades económicas de la población, desde la apertura del sector petrolífero, las áreas rurales y las actividades agrícolas de subsistencia y destinadas al pequeño comercio han sufrido un abandono, importándose gran parte de los alimentos que se consumen en el país. La pequeña producción de cacao en la isla de Bioko para la exportación casi ha desaparecido, aunque este sector sufrió su principal debacle en la época del primer gobierno Nguema en los años 70.

   Ello ha coincidido con un cambio en las pautas de movilidad y asentamiento de la población. Actualmente no son sólo los jóvenes los que emigran a la ciudad, dejando detrás las estructuras familiares y las propiedades, sino familias enteras las que se trasladan a los suburbios urbanos, con la esperanza de vivir de aquéllos individuos que logran un salario. Al mismo tiempo, muchas otras personas están llegando a las ciudades de Guinea Ecuatorial, desde lugares cercanos y lejanos. La región en torno al Golfo de Guinea ha sido un espacio tradicionalmente atravesado por intensos movimientos de población, por razones familiares, laborales, religiosas o de salud. Pero en los últimos años estos flujos han ido cambiando de dirección: Camerún, tradicional receptor de exiliados y emigrantes guineanos, se ha convertido en el origen de la mayor parte de los africanos que viven en Malabo y Bata. Nigerianos y gaboneses también se han visto atraídos por el comercio informal o la construcción. El tráfico de personas, mayoritariamente niños para el trabajo doméstico o prostitutas, se ha visto incrementado exponencialmente.

   Por otra parte, sólo una pequeña parte de los trabajadores de las plataformas petrolíferas provienen de Guinea Ecuatorial o la región cercana. Estos trabajadores constituyen comunidades de enclave diferenciadas, como la de los norteamericanos que viven en los complejos de las empresas petrolíferas en tierra, o los asiáticos que trabajan en las plataformas marítimas, y que apenas tocan tierra firme. Las diásporas de comerciantes libaneses y chinos también han aumentado, así como la presencia de trabajadores de la construcción que acompañan a las empresas chinas.[12] En cuanto a los emigrantes ecuatoguineanos, la crisis económica internacional reciente ha provocado el regreso de muchos de ellos desde España y otros lugares, en busca de nuevas oportunidades.

   El aumento de la emigración interna o extranjera a las principales ciudades del país nos habla de oportunidades económicas que la gente está encontrando en un ambiente dominado por grandes compañías y un gobierno represivo. A pesar de los obstáculos y la indiferencia del gobierno hacia la creación de un tejido económico, nuevos sectores están creciendo en los últimos años, junto al abandono de actividades más tradicionales. Actividades como la construcción, la seguridad privada, el transporte, la hostelería, el pequeño comercio y la prostitución están atrayendo a más y más trabajadores, en un contexto de extrema informalidad y desregulación. El pequeño pero creciente grupo asalariado, formado por funcionarios del Estado, trabajadores del petróleo y expatriados está favoreciendo estos procesos. La principal condición parece ser el cumplimiento de la norma no escrita que permite cierta libertad económica a aquéllos que acepten la hegemonía del PDGE, y no militen abiertamente en grupos de la oposición.

   De hecho, las relaciones laborales se están fortaleciendo como una de las principales vías de control por parte del gobierno. Miembros relevantes del gobierno son propietarios o controlan las agencias de empleo a través de las cuales la industria petrolífera proporciona a los pocos trabajadores guineanos que necesitan las compañías, y retienen más del 50% de los salarios de los trabajadores. El gobierno impone la participación de estas agendas, que exigen ser miembro del partido en el poder para conseguir un trabajo. De esta manera, disidentes y miembros de la oposición son totalmente excluidos de esta nueva fuente de empleo asalariado.[13] Por otra parte, los servicios de seguridad en las plantas norteamericanas también están monopolizados por una compañía, Sociedad Nacional de Vigilancia (SONAVI), propiedad del hermano de Obiang, antiguo director de la Seguridad Nacional y conocido torturador.

   Otro ámbito social donde se han generado transformaciones importantes en la era del petróleo es el del territorio y el uso del suelo. El abandono de las zonas rurales, unido a la construcción o reconstrucción de infraestructuras públicas, la edificación de numerosas viviendas y las demandas de suelo de las empresas extranjeras, están provocando numerosos procesos de recalificación de terrenos, de expropiación forzosa y de acumulación de tierras. La cuestión del acceso a la tierra está convirtiéndose, en la era del petróleo, en un espacio más donde se juega la hegemonía del grupo que ocupa el gobierno. Es éste el que se está haciendo con grandes extensiones de tierra, a menudo después de la expropiación forzosa y sin compensación a sus anteriores ocupantes, y el que satisface las demandas de suelo de las grandes compañías.

   El estudio de estas dinámicas y sus implicaciones está todavía por hacer, y requiere de la comprensión de los usos y modos de acceso a la tierra predominante en Guinea Ecuatorial, y la manera en que un recurso que está en el mar está afectando a las relaciones de las personas con la tierra. Y sobre todo, de qué manera las “topografías del poder” a lo largo de los distintos territorios y espacios se han visto afectadas por todas estas dinámicas de migraciones, desplazamiento de población y acumulación de tierras.[14]

   Son varias, por tanto, las formas en que la actividad extractiva petrolífera está articulándose con dinámicas sociales y políticas en Guinea Ecuatorial. Una de las más importantes ha sido el reforzamiento del grupo que ocupa el Estado desde la independencia, y que el período de aperturas políticas de los 90 no logró desbancar. Las relaciones entre la industria petrolífera y la familia Nguema ha proporcionado a esta última nuevos mecanismos tanto de riqueza personal como de control y exclusión social, que en parte se superponen, y en parte sustituyen, a los modos represivos anteriores. Queda por ver si estas dinámicas están abriendo, además, oportunidades para otros grupos sociales y económicos.

   Petróleo e instituciones[15]
   Una de las respuestas más habituales a la idea de una “maldición de los recursos”, popular entre los organismos económicos internacionales, sugiere que son las instituciones y, más en concreto, la falta de instituciones que garanticen la buena gobernabilidad, lo que explica los perversos efectos económicos para la mayoría de la población. Esta lectura de las cosas adolece de dos problemas: en primer lugar, explica una serie de fenómenos sociales a partir de una ausencia, de “lo que falta”, y no “de lo que hay”; en segundo lugar, poniendo el énfasis en las instituciones internas al Estado, ignora otras que sí están funcionando, y que explican en parte el modo en que las industrias extractivas, y en concreto la petrolífera, se articulan con distintas dinámicas sociales y políticas.

   Las convenciones legales internacionales en torno a la soberanía hacen del Estado el propietario formal de todos los recursos naturales bajo su suelo, y convierten a las personas que ocupan el gobierno en representantes legales de la población del Estado con capacidad para negociar sobre la riqueza del subsuelo. Sólo atendiendo a estas instituciones internacionales, y a algunas características específicas de la actividad extractiva, puede comprenderse que las relaciones entre los Estados propietarios y los consumidores finales de petróleo estén tan fuertemente mediadas por unas pocas personas: aquéllas que poseen los medios de producción necesarios para extraer el recurso y quienes ocupan los gobierno.

Bata, mercado

   En el caso específico del petróleo, su explotación requiere de enormes inversiones desde el mismo principio de la exploración. Estas inversiones deben ser realizadas por grandes empresas nacionales o privadas, o por un grupo de empresas, cuya relación directa y legal con los gobiernos reconocidos internacionalmente parece ser un elemento permanente en la industria del petróleo.[16] Sólo la intervención del gobierno puede garantizar las inversiones de acuerdo con las normas y usos del comercio internacional y la legislación del Estado de origen de la compañía.[17]

   Esto es independiente de la capacidad regulativa del gobierno sobre su población, o su legitimidad social, especialmente cuando, como en Guinea Ecuatorial, toda la producción es off-shore, y las consecuencias de la extracción sobre el medioambiente o la población son más imperceptibles. La relevancia del clan Nguema para la industria del petróleo no se basa por tanto en el control efectivo de los campos petrolíferos, que no existe, sino en su control del gobierno de Guinea Ecuatorial, y en la convención en torno a la soberanía que establece la propiedad estatal de los recursos del subsuelo. Su situación política les permite, como hemos visto, no sólo gestionar los ingresos del petróleo y enriquecerse con ello, sino también presidir sobre otras formas de acumulación económica y formas de poder, y monopolizar muchas otras esferas sociales.

   Lejos de disolver o cuestionar al Estado, la industria petrolífera transnacional está reforzando su dimensión institucional, así como a los grupos que lo ocupan, con independencia de los medios que éstos utilicen para mantenerse en el poder.

   Conclusiones: Son tres las conclusiones que a estas alturas de la investigación queremos adelantar:

  1. La extracción y venta de enormes cantidades de petróleo de las aguas de Guinea Ecuatorial ha tenido efectos específicos sobre las dinámicas sociales en tierra firme, que en parte tienen que ver con la estructura de la industria petrolífera, pero en parte son sólo comprensibles teniendo en cuenta los procesos sociales y políticos preexistentes. Sólo así puede comprenderse quiénes son y de dónde proceden los grupos sociales que se benefician, o son excluidos, de la nueva riqueza, o las formas concretas que adopta las relaciones de poder.

  2. Una de las razones por las que el descubrimiento y extracción de enormes bolsas de petróleo no ha modificado sustancialmente la manera en que el orden social y político es reproducido, es que dicha industria precisa de las mismas instituciones que han estado detrás de la emergencia y el mantenimiento del orden poscolonial: la soberanía del Estado. Esta verdadera institución internacional es la que determina quiénes son las partes legitimadas para negociar sobre las riquezas del subsuelo, y lo que explica que sean los gobiernos de cada Estado las contrapartes necesarias de las empresas extractoras. El hecho de que las normas de la soberanía no condicionen la capacidad legal de los gobiernos a la efectiva representatividad de sus poblaciones, o la de las empresas al respeto de los derechos humanos, colabora en la reproducción de formas autoritarias de poder.

  3. El orden social y político que sufre la población que habita el territorio de Guinea Ecuatorial es parte de largas trayectorias históricas, en las que el autoritarismo y la exclusión han estado fundados muy a menudo en las especiales conexiones económicas y políticas del territorio con otros lugares. Los actores que lideraron la administración colonial, el proceso descolonizador o el gobierno poscolonial encontraron muchos de sus recursos económicos y políticos más allá de la población local. En este sentido, el carácter redundante de la mayor parte de la población para el mantenimiento de la familia Nguema en el poder han hecho de la represión, la cooptación y la pobreza los vínculos principales entre los ciudadanos y la administración.

   Más que en términos atemporales de una “maldición de los recursos”, la economía del petróleo puede analizarse como parte de una dinámica histórica de “extraversión del poder”, tal y como la define Jean François Bayart, según la cual los gobernantes basan su hegemonía política en recursos que provienen del exterior.[18] Ello les libra de invertir en un pacto social más recíproco con su población, y explica en parte las formas autoritarias que el poder ha asumido en África en tiempos contemporáneos.

   Esta historia ha estado recorrida, no obstante, por momentos de apertura que luego se cerraron, donde las relaciones entre gobernantes y población se hicieron más críticas, como fue el proceso de descolonización en los años 60, o el iniciado tras el fin de la Guerra Fría y las reformas políticas de los años 90. La actual dependencia del petróleo no impide imaginar la aparición de nuevas circunstancias locales o internacionales, que provoquen transformaciones políticas, que a su vez incidirían inevitablemente en los efectos sociales de la industria extractiva.

   Alicia Campos Serrano
   Investigadora Ramón y Cajal, Dpto. Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Universidad Autónoma de Madrid, y miembro del Grupo de Estudios Africanos


   [1] Este texto plantea temáticas que están siendo objeto de una investigación financiada por la Fundación Carolina (ayudas a la investigación, 2009).

   [2] Bank of Central African States (BEAC), Guinée Equatoriale: Données Statistiques de Base, www.beac.int; IMF (2006), Country Report 06/237, Republic of Equatorial Guinea: Selected Issues and Statistical Appendix, junio; National Budget of Equatorial Guinea (2009).

   [3] PNUD (2008), Informe de Desarrollo Humano.

   [4] Véase, por ejemplo, H. Mahdavy (1970), “The Patterns and Problems of Economic Development in Rentier States: The case of Iran”, en M.A. Cook (ed.), Studies in the Economic History of Middle East, Oxford University Press; Hazem Beblawi y Giacomo Luciani (1987), The Rentier State, Croom Helm, Nueva York; Richard Auty (1993), Sustaining Development in Mineral Economies: The Resource Curse Thesis, Routledge, Londres; D.A. Yates (1996), The Rentier State in Africa: Oil Rent Dependency and Neocolonialism in the Republic of Gabon, Africa World Press, Trenton, NJ; Terry Lynn Karl (1997), The Paradox of Plenty: Oil Booms and Petro-States, University of California Press, Berkeley; y M. Humphreys, J.D. Sachs y J.E. Stiglitz (2007), Escaping the Resource Curse, Columbia University Press.

   [5] Una reflexión análoga hace Crhistian Lund sobre los diagnostic events. Véase C. Lund, (1994), “Tinkering Methodology – Some Considerations Concerning the Study of Access to and Control over Natural Resources”, Occasional Paper, nº 13, International Development Institute, Roskilde University.

   [6] Sobre la idea de topografías del poder, véase Catherine Boone (2003), Political Topographies of the African State. Territorial Authority and Institutional Choice, Cambridge University Press, Cambridge.

   [7] Véase Alicia Campos (2005), “Ubicando el desarrollo: las implicaciones políticas de la ayuda en Guinea Ecuatorial y Mozambique”, en A. Campos (ed.), Ayuda, mercado y buen gobierno. Los lenguajes de desarrollo en África en el cambio de milenio, ICARIA, Barcelona; Alicia Campos (2007), “Gobernabilidad y producción petrolífera: trayectorias, conexiones y soberanía en el Golfo de Guinea”, en Ana Rosa Alcalde y J. Alfonso Ortiz (coords.), Democracia y buen gobierno en África Subsahariana, Fundación Carolina y Siglo XXI, Madrid; y Alicia Campos (2009), “Continuity and Change in the Political Economy around Equatorial Guinea”, ponencia presentada en la conferencia internacional Between Three Continents: Rethinking Equatorial Guinea on the Fortieth Anniversary of its Independence from Spain, Hofstra University, Nueva York, abril.

   [8] Fernando Abaga Edjang (1999), “Las consecuencias socioeconómicas del petróleo en Guinea Ecuatorial: del ‘boom’ a la quiebra”, Asodegue, Madrid, mayo.

   [9] De la escasa literatura sobre estos asuntos, véase Asodegue (1999), Obiang y las compañías petroleras, Asodegue, Madrid, 1996, www.asodegue.org; Gonzalo Escribano (1999), “Guinea Ecuatorial: de la ayuda al petróleo”, Revista Meridiano CERI, nº 26; B. Geoffrey Wood (2004), “Business and Politics in a Criminal State: The Case of Equatorial Guinea”, African Affairs, nº 103/413, octubre; B. McSherry (2006), “The Political Economy of Oil in Equatorial Guinea”, African Studies Quarterly, vol. 8, nº 3; José Mª Marín Quemada (2007),Guinea Ecuatorial: de la política económica a la política de hidrocarburos, Documento de Trabajo nº 26/2007, Real Instituto Elcano; Jordi Sant Gisbert (2008), “El petróleo y las urnas. Evolución del Estado en Guinea Ecuatorial”, Nova África, nº 23, julio; y Plácido Micó Abogo (2008), “La experiencia petrolífera en la República de Guinea Ecuatorial”, en A. Campos y M. Carrillo, El precio oculto de la Tierra. Impactos económicos, sociales y políticos de las industrias extractivas, Icaria, Barcelona.

   [10] US Senate (2004), Minority Staff of the Permanent Subcommittee on Investigations, Money Laundering and Foreign Corruption: Enforcement and Effectiveness of the Patriot Act, Case Study Involving Riggs Bank, 15/VII/2004; Global Witness (2004), Report Time for Transparency. Coming Clean on Oil, Mining and Gas Revenues, marzo.

   [11] Aunque en mucha menor medida, en los últimos años también se ha hecho notar la presencia de otros actores y grupos transnacionales, como periodistas u ONG a favor de los derechos humanos o la transparencia, que han aumentado la visibilidad internacional de lo que ocurre en Guinea Ecuatorial.

   [12] Mario Esteban (2009), “The Chinese Amigo: Implications for the Development of Equatorial Guinea”, Chinese Quarterly, vol. 99.

   [13] Alicia Campos Serrano y Plácido Micó Abogo (2006), Trabajo y Libertades Sindicales en Guinea Ecuatorial, Fundación Paz y Solidaridad “Serafín Aliaga”, CCOO-CIOSL. [Puede leerse en la página de Asodegue]

   [14] En torno a las implicaciones de la extracción de petróleo y territorio véase Achille Mbembe (2000), “At the Edge of the World: Boundaries, Territoriality, and  Sovereignty in Africa”, Public Culture, nº 12; y James Ferguson (2006), “Governing Extraction: New Spatializations of Order and Disorder in Neocolonial Africa”, in Global Shadows, Africa in the Neoliberal World Order, Duke University Press, Durham y Londres.

   [15] Estos argumentos han sido desarrollados en “Oil, Sovereignty & Self-Determination: Equatorial Guinea & Western Sahara”, Review of African Political Economy, nº 117, pp. 81-95, 2008. Véase también William Reno (2001), “How Sovereignty Matters: International Markets and the Political Economy of Local Politics in Weak States”, in T. Callaghy, R. Kassimir y R. Latham, Intervention and Transnationalism in Africa. Global-Local Networks of Power, Cambridge University Press, Cambridge; y Ricardo Soares de Oliveira (2007), Oil and Politics in the Gulf of Guinea, Hurst and Company, Londres.

   [16] Existen, sin embargo, algunos mercados informales de petróleo, generados a partir del crudo extraído ilegalmente de plataformas y oleoductos, que supone una cantidad muy pequeña con respecto al petróleo consumido en el mundo.

   [17] “Firms operating in Africa still require guarantees of protection of fixed assets, enforcement of contracts, access to credit, the capacity to indemnify operations, and certifications of credibility sufficient to satisfy regulators in headquarter countries, rating services, and investors” (Reno, 2001, pp. 198-199).

   [18] Jean-François Bayart (2000), “Africa in the World: A History of Extraversion”, African Affairs, vol. 99. Otro concepto útil para entender estas dinámicas políticas es el de gate-keeper state propuesto por Frederick Cooper (2002), Africa since 1940: The Past of the Present. New Approaches to African History, Cambridge University Press, Cambridge.

 

Más sobre el juicio por "terrorismo" a los supuestos asaltantes del palacio presidencial de Malabo

   "Fabián Nsue, abogado que representa a los diez ecuatoguineanos, dijo hoy a Efe por teléfono desde Malabo que el pasado día 22, el presidente del Tribunal de Apelación de Malabo, Antonio Pascual Oko, mantuvo una reunión con los defensores, a quienes pidió colaboración para celebrar el juicio.

   El juez de instrucción Agustín Chicampo Barila ha comunicado oficialmente a Nsue el procesamiento de Faustino Ondo, Macelino Nguema, Juan Ekolo, Antonio Otogo, Beatriz Andeme, Gerardo Ovono, Luis Nso, Jesús Abeso, Norberto Nsue y Filimón Ondo, así como de los 7 nigerianos, por intento de "asesinato y allanamiento de morada contra el Jefe de Estado y contra la paz exterior del Estado".

   Ondo Ebang, ex presidente de UP, está exiliado en España desde hace más de dos años, mientras el resto de los acusados se encuentra en Guinea Ecuatorial.

   Nsue lamentó que se haya impuesto un "elenco de multas muy abultadas" a sus defendidos, sin que el juez de instrucción diga "si es una indemnización ni a quién se paga".

   Los hechos ocurrieron en la madrugada del 17 de febrero de 2009, cuando un grupo de asaltantes intentó tomar el Palacio Presidencial de Malabo, en ausencia del presidente Obiang -quien se encontraba en la región continental del país-, y tras un tiroteo de más de tres horas fueron finalmente repelidos.

   Según Obiang, "detrás del intento de asalto se encuentran implicados tanto individuos de este país (Guinea Ecuatorial) como extranjeros".

   A Ondo, quien, según Nsue, es considerado como cabecilla de la operación, se le piden más de 500.000 euros, mientras que Nguema y Asumu, en prisión preventiva en la cárcel de Black Neach, en las afueras de Malabo, deben pagar entre los dos más de 300.000 euros.

   A los procesados Ekolo, Atogo, Andeme, Ovono, Nso, Abeso, Nsue y Ondo, en libertad provisional desde septiembre pasado, el juez les pide una multa global de más de 225.000 euros.

   En el caso de los siete nigerianos, el juez de instrucción sólo impone un pago al procesado de nombre May por valor de más de 150.000 euros".

   Fuente: Agencia EFE, 26 de enero 2010

   http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=248852

 

El gobierno guineano no podrá personarse en ninguna de las dos investigaciones  (una contra Obiang y varios de sus ministros y otra contra dos colaboradores rusos del dictador) que lleva a cabo un juzgado de Las Palmas

   "El Gobierno de Teodoro Obiang, presidente de Guinea, no podrá personarse en la investigación judicial que se sigue en España sobre presuntas cuentas de su mandatario y de sus ministros, según señalan fuentes judiciales. La juez Ana Isabel de Vega Serrano, titular del juzgado número 5 de Las Palmas, ha resuelto no admitir la personación del Estado de Guinea Ecuatorial en la investigación que sigue su juzgado sobre inmuebles y cuentas millonarias en España, supuestamente propiedad de Teodoro Obiang, y de varios de sus ministros y ex ministros.

   Una resolución de la magistrada argumenta que, de momento, el Estado guineano no está perjudicado ni imputado en esta causa, por lo que rechaza la petición de los abogados que representan a este país para personarse como acusación particular, una solicitud que ha causado sorpresa porque la investigación se centra precisamente en el presidente Obiang, sus familiares y ministros por unas prácticas que un informe del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales del Banco de España (SEBPLAC) califica de sospechosas. Fuentes judiciales señalan que el intento de personación tenía previsiblemente por objeto conocer la información y los informes policiales que investiga el juzgado de las Palmas.

   La juez de Vega ha rechazado con los mismos argumentos la petición de personación en la causa de los ciudadanos rusos Vladimir Kokorev y su esposa Julia Khoreva, investigados como titulares de una cuenta en el Banco de Santander que movió 17, 6 millones de euros desde la que se transfirió dinero a familiares de Obiang.

   El fiscal Luis del Río Montes de Oca se había opuesto a la personación con los mismos argumentos de la juez.

   El juzgado ha pedido al Grupo de delincuencia Económica y Fiscal de la policía que estudie y analice los movimientos y operaciones de la sociedad Kalunga Company SA, supuesta tapadera del dirigente africano que movió en el Banco de Santander más de 26,5 millones de dólares. Las personas autorizadas para mover el dinero de esta sociedad eran el matrimonio Kokorev, él licenciado en Filología y doctor en Historia, y ella periodista e intérprete, ambos residentes en Las Palmas.

   Una pesquisa del Subcomité de Investigaciones del Senado de EE UU descubrió que Obiang era el dueño de la llamada Cuenta del Petróleo de Guinea Ecuatorial en el banco norteamericano Riggs, desde la que se enviaron a Kalunga Company SA 16 transferencias entre el 7 de junio de 2000 y el 11 de diciembre de 2003 por 26 millones de dólares. Desde esas cuentas recibieron dinero Melchor Osono Edjo, sobrino de Obiang, y Faustino Abeso Fuma, yerno del dictador guineano. El juzgado intenta determinar si hubo blanqueo de capitales.

   Obiang y varios de sus ministros son propietarios en España de pisos y plazas de garaje que la Asociación Pro Derechos Humanos de España vinculó en una denuncia con las cuentas abiertas por la sociedad Kalunga Company SA".

   Fuente: Diario El País, día 27 de enero 2010. Autor: Jose María Urquijo

   http://www.elpais.com/articulo/espana/juez/deniega/Guinea/personarse/caso/cuentas/Obiang/elpepuesp/20100126elpepunac_17/Tes

 

Veintitrés personas serán juzgadas por corrupción

   "Un proceso por desvío de fondos públicos en el que están implicadas 23 personas se iniciará en febrero en Guinea Ecuatorial, país donde son raros los juicios por corrupción, supo hoy martes AFP de fuente judicial. "El proceso se abrirá el 15 de febrero e implica a 23 personas que desviaron 2,1 millones de euros de la Tesorería Pública (encargada de establecer y proceder al pago de las retribuciones de los funcionarios)" informó a AFP una fuente judicial bajo petición de anonimato. Los 23 acusados son trabajadores "de diferentes empresas, de la Sociedad General de Bancos de Guinea Ecuatorial (SGBGB- filial de grupo francés Societé Generale) y del ministerio de Hacienda que desviaron los fondos utilizando cheques falsos de los pagos realizados por la Tesorería", manifestó la citada fuente. Los desvios se descubrieron en agosto de 2009".

   Fuente: Agencia France Press, 26 de enero 2010 

 

Sobre Gabriel Obiang Lima

   "El organigrama del ministerio ecuatoguineano de Minas, de Industria y de Energía no ha cambiado de manera fundamental en el reajuste  ministerial del 13 de enero, tras las elecciones presidenciales, a cuya cabeza se ha colocado a Marcelino Owono Edu. Solo Gabriel Mbegha Obiang Lima, uno de los hijos del presidente Teodoro Obiang Nguema, reelegido con el 95,1 % de los votos, refuerza sus competencias y es ascendido. Ingresado en este ministerio en 2001 tras realizar estudios de petroquímica en los Estados Unidos, pasa de ser viceministro a ministro delegado, puesto creado a su medida. Más allá de las sutilezas de nomenclatura, es el quien dirige con mano firme el sector estratégico de hidrocarburos y minas , llevando las negociaciones con las compañías extranjeras. Las "explotaciones mineras" están, por contra, mucho menos reglamentadas. En 2009, el gobierno de Ignacio Milam Tang ha exigido a las empresas que operan en el país que renegocien nuevos contratos o serán sancionadas. El subsuelo ecuatoguineano ocultaría oro, diamantes y bauxita, especialmente en Río Muni, en la región continental".

   Fuente: Africa Mining Intelligence, nº 219, 27 de enero de 2010.

 

El Festival de Cine Africano de Guinea Ecuatorial

   Más de 60 películas africanas se proyectarán en Malabo y en Bata entre los días 2 y 14 de febrero en la primera edición del Festival de Cine Africano que se lleva a cabo con el patrocinio de Festival Cinematográfico de Tarifa, los centros culturales españoles de Bata y de Malabo, Casa África, la embajada de España en Guinea Ecuatorial y la AECI. El objetivo del festival es acercar el cine africano a la población. En Guinea Ecuatorial no hay redes de distribución de cine.

 

Diccionario español-bubi

   La Asociación de mujeres E´waiso Ipola y las Editoriales Mey "tienen el honor de invitarle a la presentación del último trabajo del profesor Justo Bolekia, Diccionario "Español-Bubi" "Béböbe-Lëëpanná", el próximo día 30 de enero a las 17 horas en la calle Caspe nº 38, pral , Barcelona. El acto será coordinado por Remei Sipi, Amada Salomón e Irene Yamba, miembros de la Asociación E´Waiso Ipola. Clausura de la presentación con un vino de honor".

 

La enfermedad del presidente nigeriano Yar´Adua

   Diario The Daily Trust (25 de enero) "Ausente de Nigeria desde el 23 de noviembre de 2009 y hospitalizado en Jiddah, en la Arabia Saudita, el presidente Yar´Adua debería volver esta semana al país, probablemente el viernes 29 de enero. Según ciertas fuentes diplomáticas estaría mejor. Pero según el diario de Lagos, su regreso se habría precipitado por la creciente polémica que hay entorno a su futuro político. La salud del presidente y sus consecuencias están en el orden del día de los debates del Senado nigeriano del 25 de enero. En ningún momento se han explicado con claridad las causas de su enfermedad".

   Diario The Daily Trust (28 de enero) "La confusión reina en Abuja, la capital de Nigeria entre los poderes ejecutivo y legislativo. Por un lado , el Senado anunció el 27 de enero que el presidente Amaru Yar´Adua, enfermo y hospitalizado en la Arabia Saudita desde el 23 de noviembre, debería dejar su puesto al vicepresidente Jonathan Goodluck ; el Senado ha pedido además al presidente que notifique por escrito las razones de una ausencia tan prolongada. El mismo día el Consejo de Ministros ha decido que Yar´Adua "no (estaba) incapacitado para asegurar  sus funciones".

   Fuente: Courrier International. com, 25 y 28 de enero de 2010.

 

 

 

Editado y distribuido por ASODEGUE

Índice Noticias