NOTICIAS ASODEGUE

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJAS INFORMATIVAS

 

23 de agosto de 2008

El senador Joseph Biden, candidato a la vicepresidencia de los EEUU por el partido demócrata, se pronunció en 2006 contra la política hacia Guinea Ecuatorial de la administración Bush

   El senador norteamericano por el estado de Delaware y presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado de los EEUU, Joseph Biden, ha sido designado por Barack Obama candidato a la vicepresidencia por el Partido Demócrata norteamericano. El senador Biden, con amplia experiencia en temas internacionales, dirigió en mayo de 2006 una carta al Departamento de Estado de su país en la que se criticaba la política de la actual administración norteamericana hacia Guinea Ecuatorial. Meses antes el Senador Biden se había entrevistado con la delegación del partido CPDS que visitó los Estados Unidos.

   El texto de la carta, que publicamos en su día en www.asodegue.org/mayo2206.htm, decía lo siguiente:   

   Congreso Estados Unidos

   DOCUMENTO

   19 de mayo de 2006

   Puesto en la web 19 de mayo de 2006

 

   De la oficina del Senador Joe Biden

   Washington, DC

 

   Querido señor Presidente:

   Le escribo para urgirle que reconsidere sus recientes decisiones de iniciar un programa de entrenamiento militar en Guinea Ecuatorial y de permitir que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) acepte dinero del gobierno de ese país a cambio de proporcionar asesoramiento técnico para establecer un Fondo de Desarrollo Social de carácter gubernamental.

   Como usted sabe, la Secretaria de Estado se ha referido públicamente al presidente Teodoro Obiang llamándole "buen amigo". USAID ha firmado un memorando con el gobierno de Guinea Ecuatorial que permitiría la transferencia de fondos desde el gobierno a la Agencia, y el administrador de la USAID ha manifestado que "este tipo de acuerdo servirá de modelo para otras sociedades en distintas partes del mundo". Y, el 5 de mayo ha indicado usted al Secretario de Defensa que iniciase un programa militar en Guinea Ecuatorial de acuerdo con el apartado 1206 de la National Defense Authorization Act para el ejercicio fiscal de 2006.

   Estoy profundamente preocupado por las declaraciones antes citadas y sus acciones y las de altos funcionarios de la administración que contradicen directamente la política formulada por usted en su segundo discurso de toma de posesión, cuando dijo que los Estados Unidos animarán a otros gobiernos a hacer  reformas, dejando claro que el éxito de la relación bilateral "requerirá un tratamiento digno de su población".

Biden y Obama

   El gobierno de Guinea Ecuatorial muestra un lamentable record en la que hace a los derechos humanos, la democracia y la transparencia. De acuerdo con el Informe sobre derechos humanos de este país en el presente año: "los datos sobre cumplimiento de derechos humanos por parte del gobierno siguen siendo escasos y continúa cometiendo y tolerándose importantes abusos", que incluyen la tortura por parte de las fuerzas de seguridad, la negación a los ciudadanos del derecho a cambiar de gobierno, la corrupción judicial y gubernamental y serias restricciones a la libertad de prensa.

   El presidente Obiang, que asumió el poder en Guinea Ecuatorial en 1978 por medio de un golpe de estado, nunca ha favorecido la libertad, ni alentado la realización de elecciones justas y libres. El Departamento de Estado ha manifestado que "las elecciones presidenciales de 2002 se llevaron a cabo en un ambiente de fraude y de intimidación generalizados" y "la comunidad internacional criticó ampliamente las elecciones parlamentarias de 2004 como claramente fraudulentas".

   Según el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado, el gobierno de Guinea Ecuatorial, altos funcionarios y sus familiares, tenían cuentas en el Banco Riggs con un saldo cercano a los setecientos millones de dólares. El Informe publicado por el Subcomité en 2004 indica que altos cargos del banco ignoraron las evidencias de corrupción en las operaciones llevadas a cabo en dichas cuentas. La transparencia sigue siendo motivo de preocupación todavía hoy.

   He sido informado de que el memorando con la USAID no se llevará a cabo si el Gobierno de Guinea Ecuatorial no hace una contribución inicial de 50 millones de dólares al Fondo de Desarrollo Social. Valoro positivamente la intención que subyace detrás de esa exigencia. Sin embargo, ninguna cantidad de dinero es suficiente para permitir que el nombre y la reputación de la USAID se utilicen para disfrazar la ostensible indiferencia del régimen de Obiang respecto al bienestar de sus ciudadanos. Esto supone enviar una señal equivocada a la comunidad internacional respecto de la USAID, que no sólo firma un memorando con un gobierno dirigido por alguien que es uno de los déspotas más corruptos y brutales de África, sino que dicho acuerdo se presenta, además, como un modelo para futuras colaboraciones.

   Señor Presidente, usted ha dicho  que "Quienes viven bajo la tiranía y la desesperación deben saber que los Estados Unidos no ignoran su opresión, ni perdonarán a sus opresores. Cuando luchen por su libertad, estaremos a su lado". Le solicito que, a la luz de estos principios, reconsidere usted la dirección actual de su política respecto a Guinea Ecuatorial".

   Joe Biden es senador demócrata por Delaware. En la actualidad es portavoz de la minoría demócrata en la Comisión de Exteriores del Senado norteamericano. Está considerado como "centrista" dentro del partido demócrata, "lo que hace que sus posiciones tengan habitualmente repercusión en las filas republicanas".

   La página http://www.visi.com/juan/congress/cgi-bin/newmemberbio.cgi? ofrece más información sobre el señor Biden.

   El texto de la carta en inglés es:

Office of Senator Joe Biden
Washington, DC

Dear Mr. President:

I write to urge you to reconsider your recent decisions to begin a military training in program in Equatorial Guinea and to allow the United States Agency for International Development (USAID) to accept money from that government in exchange for providing technical assistance to establish the government's Social Development Fund.

As you know, the Secretary of State has publicly called the President Teodoro Obiang a  "good friend," USAID has signed a memorandum of understanding with the government of Equatorial Guinea which would allow the transfer of funds from the government to the Agency, and the USAID Administrator has stated that "(t)his kind of agreement will serve as a model for future partnerships around the world." And on May 5, you directed the Secretary of Defense to begin a military

program with Equatorial Guinea under section 1206 of the National Defense Authorization Act for FY 2006.

I am deeply concerned that aforementioned statements and actions by you and high ranking administration officials directly contradict the policy you articulated in your second inaugural address when you said that the United States will encourage reform in other governments by making clear that success in our relation "will require the decent treatment of their own people."

The government of Equatorial Guinea has an abysmal track record in the area of human rights, democracy and transparency. According to this year's Country Reports on Human Rights, "(t)he government's human rights record remained poor, and the government continues to commit or condone serious abuses," including torture by the security forces, abridgement of citizens' right to change their government, government and judicial corruption, and severe restrictions on freedom of the press.

President Obiang, who took over Equatorial Guinea in a coup in 1979, has never stood for free and fair elections. The State Department found that "(t)he 2002 presidential election was marred by extensive fraud and intimidation," and "the international community widely criticized the 2004 parliamentary elections as seriously flawed."

According to the Senate Permanent Subcommittee on Investigations, the government of Equatorial Guinea, its officials and their families had accounts in Riggs Bank with balances and outstanding loans totaling nearly $700 million. The report issued by the subcommittee in 2004 indicates that bank officials ignored evidence of graft and corruption while handling transactions on those accounts. Transparency remains a cause for concern today.

I have been informed that MOU with USAID will be dissolved if the government of Equatorial Guinea does not make a $50 million initial contribution to the Social Development Fund. I appreciate the intent behind that requirement. However, no amount of money can suffice to allow the name and reputation of USAID to be used to disguise the blatant indifference of the Obiang regime to its responsibility for the well-being of its citizens. It sends the wrong signal to the international community for USAID, not only to sign an MOU with a government led by a man who is one of Africa's most corrupt and brutal despots, but to then hold it up as a model for future partnerships.

Mr. President, you have said that "All who live in tyranny and hopelessness can know: the United States will not ignore your oppression or excuse your oppressors. When you stand for your liberty, we will stand by you." I ask that in light of this principled commitment you reconsider the administration's current policy direction with regard to Equatorial Guinea.

 

   El Departamento de Estado norteamericano contesto con otra carta que, junto con un comentario, publicamos con el título "En en Departamento de Estado se conforman con poco" el 30 de agosto de 2006 (www.asodegue.org/agosto3006.htm)

 

  

 

 Editado y distribuido por ASODEGUE

Índice Noticias